Elkarrekin reclama al gobierno municipal que acelere los trámites para traspasar el centro de salud del casco viejo a la antigua hospedería de San Vicente de Paúl

Vitoria-Gasteiz
  • A preguntas del grupo parlamentario, Osakidetza explica que el retraso el responsabilidad del Ayuntamiento que aún no ha valorado el traspaso, versión completamente opuesta a la argumentada por el Gobierno municipal que achacaba el retraso a la entidad vasca.
  • Han pasado dos años desde que comenzara a estudiarse esta alternativa y hasta la fecha, ni Osakidetza ni el Ayuntamiento de Vitoria han dado ningún paso en firme. Por lo que, Elkarrekin volverá a llevar este asunto a la comisión de Salud Pública.

La necesidad de ampliar el espacio del actual centro de salud del casco viejo ante la falta de espacio para atender a los 18.000 vecinos y vecinas del barrio, no es nueva. De hecho, el debate del cambio de ubicación comenzó en el año 2019 con la posibilidad de traspasarlo al edificio del antiguo Hospicio de San Vicente de Paúl.

Desde entonces hasta hoy, y tras preguntar por este asunto tanto en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz (propietario del edificio), como en el Parlamento Vasco, la concejala Gema Zubiaurre considera “que ambas instituciones tiran balones fuera con este asunto, ya que desde el consistorio nos dicen que este cambio depende del Departamento de Salud, y desde el Parlamento, en febrero concretamente, nos dicen lo contrario, que es el Ayuntamiento quien debe valorar este traspaso”.

Elkarrekin considera que el cambio de ubicación del centro de salud del casco es una urgencia a la que hay de dar respuesta cuanto antes debido a la saturación que sufre el actual por la falta de espacio. “Si ambas instituciones están de acuerdo en que la antigua hospedería es un sitio adecuado para acoger el centro de salud de este barrio, que se pongan con ello sin más dilación y que coordinen el trabajo que han de hacer cada cual en función de sus competencias en este asunto”.

El actual centro de salud, ubicado junto a la Escuela de Música Luis Aranburu, lleva 25 años dando servicio al barrio antiguo y atiende a 18.000 personas. A la situación de colapso denunciada en varias ocasiones por pacientes y personal laboral del centro, agravada por la crisis sanitaria actual, hay que unir el hecho de ue carece de las condiciones idóneas para dar un adecuado servicio, y por ello, desde Elkarrekin reclaman al gobierno municipal “que se ponga de acuerdo cuanto antes con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco para dotar a los y las vecinas del casco medieval de un centro de salud con el espacio suficiente y las características idóneas para un servicio de salud”.