Elkarrekin propondrá en el pleno que se someta a un proceso de deliberación ciudadana un tema estratégico propuesto por el Consejo Social

Euskadi
  • El grupo municipal considera necesario incorporar procesos de deliberación ciudadana en el marco del Reglamento de Participación Ciudadana de Vitoria-Gasteiz.
  • Los procesos de deliberación ciudadana incluyen seleccionar por sorteo a las personas participantes y abrir un proceso de sesiones donde los agentes implicados expliquen a dicho jurado ciudadano sus puntos de vista sobre el asunto a tratar. El proceso concluye con una serie de recomendaciones realizadas por el jurado ciudadano que deberán ser respetadas por el ayuntamiento.

Elkarrekin ha registrado una moción para su debate en pleno este mes de marzo para que se realice, por primera vez en Vitoria-Gasteiz, un proceso de deliberación ciudadana sobre un tema de interés estratégico para la ciudad que sea propuesto por el Consejo Social. El grupo municipal considera necesario incorporar este tipo de procesos deliberativos, actualmente no contemplados, en el Reglamento de Participación Ciudadana de Vitoria-Gasteiz.

El reglamento actual engloba diferentes procesos: auzogunes y elkargunes como órganos de participación ciudadana, el programa de presupuestos participativos VG Hobetuz o el reglamento de consultas ciudadanas. Sin embargo, dicho reglamento no contempla ningún proceso deliberativo, aun cuando constituyen la forma de participación más representativa y fiel a la opinión de la ciudadanía.

Los procesos de deliberación ciudadana son variados (jurados, ciudadanos, encuestras deliberativas, conferencias de consenso…) y se articulan de manera diferente, pero todos comparten dos premisas: asegurar que las personas participantes son una muestra espejo de la sociedad (mediante la selección por sorteo de las personas participantes) y asegurar una información de calidad y discusión en condiciones de igualdad entre las participantes. En todos ellos es fundamental garantizar una etapa de deliberación donde las personas participantes puedan oír las evidencias de las personas especialistas, escuchar testimonios, preguntar a personas expertas, aclarar su dudas y deliberar acerca del asunto.

Estos procesos ya se han articulado en numerosos lugares, abarcando temas tan variados como: la implementación de organismos modificados genéticamente en la agricultura local; la necesidad de articular nuevas políticas para luchar contra el cambio climático, elaborado en 38 países durante la COP de Copenhague; o un asunto que, a priori, puede parecer más trivial como el botellón, proceso deliberativo que llevó a cabo el ayuntamiento de Córdoba en 2006.

En Vitoria-Gasteiz se han reglamentado diferentes mecanismos de participación ciudadana, como los elkargunes y auzogunes, el programa Vitoria-Gasteiz Hobetuz o la posibilidad de realizar consultas ciudadanas, pero, desde Elkarrekin, consideramos que hay que ir un paso más allá porque la realidad en la que nos encontramos lo requiere. Nuestro municipio, como el resto, se enfrenta a grandes decisiones que no debería tomar en solitario un gobierno municipal o en base al único criterio de expertos. La definición del urbanismo de las próximas décadas, la movilidad y la propiedad y usos del espacio público, la gestión de las políticas sociales, las medidas de mitigación y adaptación al cambio climático, el modelo energético local o las estrategias económicas y de comercio son solo algunos ejemplos de políticas complejas que requerirían la implementación de este tipo de procesos de deliberación ciudadana”, ha destacado Gema Zubiaurre.