Elkarrekin presenta una propuesta fiscal a la altura de la situación sociosanitaria, profundizando en la fiscalidad verde y la fiscalidad feminista

Euskadi
  • El grupo municipal registra 17 enmiendas al proyecto de Ordenanzas Fiscales 2021 con el objetivo de ayudar a quienes más están sufriendo la crisis y, por tanto, rechaza las subidas indiscriminadas planteadas para 2022 y 2023. 

El grupo municipal Elkarrekin ha registrado 17 enmiendas al proyecto de Ordenanzas Fiscales 2021 que será debatido este miércoles en comisión de Hacienda. “Presentamos una propuesta a la altura de la situación de crisis sociosanitaria que estamos viviendo. Insistimos en que la situación nos tiene que servir para dar un salto hacia delante en cuanto a política fiscal se refiere. Ha llegado el momento de profundizar en el desarrollo de las dos áreas que este ayuntamiento tiene pendientes: la fiscalidad feminista y la fiscalidad verde. También, es fundamental que quienes más tienen más contribuyan a la reconstrucción”, ha indicado Oscar Fernández, portavoz del grupo municipal.

En este sentido, Elkarrekin propone eliminar las subidas indiscriminadas planteadas para 2022 y 2023 en las tasas y precios públicos que afectan a la mayoría de la ciudadanía o que ofrecen servicios públicos de primer nivel. “La situación actual no permite hace predicciones así que lo más prudente es limitar el debate a las ordenanzas de 2021 y, el año que viene, analizar la situación y plantear un nuevo proyecto para 2022”, ha indicado el portavoz.

Por otra parte, Elkarrekin defiende que es el momento de ayudar a las familias y a las empresas que más se han visto golpeadas por la crisis. En consecuencia, se plantea un incremento de los tramos de bonificación en el IBI en base al umbral de la pobreza en España (situado en 9.009 euros) y el salario medio en Euskadi (situado en 25.000 euros). Esta propuesta beneficia a más de 25.000 personas. Además, se incluyen bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas para las empresas que hayan visto caídas en su rendimiento neto superiores al 75%, con una bonificación del 25% en la cuota del impuesto.

Asimismo, Elkarrekin establece que quienes no se hayan visto perjudicados por la pandemia o, incluso, hayan aumentado su actividad, es decir, quienes más tienen, tienen que aportar a la reconstrucción. Para ello, se incluye un incremento en el Impuesto de Actividades Económicas situando el coeficiente en el 2.02, actualizándolo a las subidas que han sufrido durante los últimos años el resto de impuestos municipales. También, se rebaja la renta máxima para acogerse a las bonificaciones del IBI, pasando de 100.000 euros a 75.000 euros, así como un recargo del 50% en la cuota a las viviendas vacías, tal y como recoge la Norma Foral.

Además, el Ararteko, la Síndica y el informe del Consejo Social han recomendado ampliar el plazo máximo del fraccionamiento de las deudas tributarias. A pesar de existir una excepción para situaciones de extraordinaria necesidad, debido a la complejidad de la misma, pocas veces se ha activado. Hay familias que se ahogan económicamente con el fraccionamiento actual y por lo tanto se solicita un fraccionamiento a 60 meses.

Otro gran paquete de enmiendas se refiere a la fiscalidad verde. En este aspecto, Elkarrekin plantea:

  • Un incremento en el impuesto de vehículos únicamente para los vehículos de mayor cilindrada (de más de 20 caballos fiscales).
  • Un aumento de las bonificaciones para empresas que instalen energías renovables o que implementen planes de movilidad sostenible al trabajo.
  • Un incremento en las tasas de vertido en Gardelegui para fomentar la no generación de residuos en las empresas y para paliar las consecuencias del exceso de vertidos que se están produciendo a raíz del derrumbe del vertedero de Zaldibar.
  • Un incremento del 4% en la tarifa del servicio de recogida de residuos para locales de alimentación superiores a los 500 metros cuadrados, es decir, hipermercados y grandes superficies.
  • Un recargo del 20% en las tarifas de la estación de autobuses para aquellas empresas que efectúan paradas dentro de la ciudad como es el caso de los autobuses procedentes de Bilbao.
  • La recuperación de las tarifas del aparcamiento de la estación de autobuses ya que la propuesta que ha planteado el Gobierno municipal es contraria al fomento de la movilidad sostenible.
  • La adecuación de la cuota de residente en los aparcabicis municipales, pasando de 120 euros anuales a 72,72 euros anuales.

Finalmente, Elkarrekin introduce el desarrollo de una fiscalidad feminista mediante la inclusión de bonificaciones a las familiar monomarentales en diferentes precios públicos como los correspondientes al Conservatorio de Danza y a la Escuela Municipal de Música.