ELKARREKIN ARABA reclama cambios en la vida y atención para mayores en residencia

Euskadi

ELKARREKIN ARABA reclama un cambio en le actual modelo de residencial para mayores que garantice la sostenibilidad de la vida y en el que las personas sean el núcleo central de apoyo y la atención

 La coalición ha criticado en numerosas ocasiones el modelo residencial actual, que tras la pandemia y las terribles consecuencias que ha generado en las personas usuarias, ha reflejado múltiples carencias a todos los niveles. 

• La Portavoz de Elkarrekin Araba interpelará al Diputado General de Álava por este asunto, en el Pleno de Control de mañana miércoles. 

Declaraciones de Arantxa Abeci

Vitoria-Gasteiz El coronavirus ha evidenciado que el actual modelo residencial de cuidados no ha podido responder con garantías a la emergencia sanitaria y, por tanto, está completamente caducado. Así lo cree Elkarrekin Araba que considera que “esta precaria realidad ha convertido a las residencias de mayores, precisamente el colectivo más vulnerable ante el Covid-19, en trampas mortales”. 

La coalición plantea la necesidad de un nuevo sistema público de cuidados donde los centros residenciales se configuren en torno a un modelo basado en el concepto de “hogar” y donde la persona sea el núcleo principal del apoyo y la atención. En opinión de Arantxa Abecia, “debemos abandonar la idea de la plaza residencial, donde se comparte una habitación, o donde transcurre la existencia en estancias inertes, en ocasiones hasta de reducida extensión, para transitar el tiempo, sino que tenemos que 

repensar y modelar estos centros desde la idea de lugares de crecimiento colectivo y compartido donde seguir desarrollándonos como personas con los cuidados integrales necesarios”. 

La contradicción que supone por un lado, el anuncio del Gobierno Foral de repensar un modelo residencial con espacios más pequeños para un número más reducido de personas y, por otro lado, el hecho de seguir adelante con la construcción de la Residencia Arabarren para 150 usuarios/as, ha llevado a Elkarrekin Araba a plantear esta interpelación, en la que tal y como ha explicado Abecia, “queremos conocer de forma pormenorizada los pasos que se van a dar desde el Departamento de Políticas sociales para pasar de un diseño residencial, que corresponde a un modelo del siglo XX, a un parque residencial que se parezca más a las unidades de convivencia que ya se han puesto en marcha en otros países”. 

La coalición en Juntas Generales quiere, a través de esta iniciativa, conocer cómo va a cambiar el modelo de cuidados; si va a tener que ver con el tamaño de las residencias, el diseño arquitectónico ( espacios más o menos fáciles de aislar), la calidad de la atención (vinculada a la ratio de profesionales por número de personas internas, a su formación y los salarios), o la posibilidad de adoptar medidas rápidas y oportunas por parte de cada centro. 

Elkarrekin Araba ha apostado siempre por el mantenimiento de unos servicios públicos de calidad, y por ello ha criticado en muchas ocasiones el modelo de concertación de la DFA con residencias privadas. En el caso de la futura residencia Arabarren, un macrocentro para más de 100 personas, la Diputación concertará el 100% de las plazas, algo que a juicio de Abecia, “es absolutamente incompatible con un nuevo modelo residencial de cuarta generación centrado en las personas, ya que, según los expertos, en este tipo de recursos las personas usuarias permanecen casi todo el día en salas repletas alineados y resulta imposible evitar el contagio cuando hay enfermedades fácilmente trasmisibles. Es, por tanto, el momento de una apuesta estratégica por una transformación social hacia un territorio donde los cuidados a las personas estén en el centro”.