Elkarrekin Araba califica de “insostenible e invasivo” el proyecto para instalar cuatro centrales eólicas en espacios naturales protegidos del Territorio Histórico de Álava

Euskadi

 Por ello, la coalición formada por Podemos, Ezker Anitza-IU y Equo interpelará mañana miércoles en el Pleno de Control de abril al Diputado General de Álava,  Ramiro González, para conocer el posicionamiento de la DFA al respecto. 

“Nos unimos a las plataformas sociales que reclaman la paralización de estos  proyectos en espacios naturales protegidos Álava, por el grave e irreversible impacto medioambiental y social que generarían, y porque supone un tremendo agravio a nuestro territorio”. David Rodríguez, juntero de la coalición. 

Elkarrekin Araba mostrará en el Pleno de  mañana miércoles su rechazo a la construcción de cuatro grandes centrales  eólicas proyectadas por El Gobierno Vasco e Iberdrola en Montes de Iturrieta,  Sierra de Arkamo, Labraza y Azazeta. 

La pretensión de la sociedad Aixeindar, participada al 60% por Iberdrola y al 40%  por el EVE, de construir estas cuatro centrales eólicas en espacios naturales del  territorio, ha generado el rechazo de vecinos/as de las zonas afectadas y  diferentes plataformas sociales y ecologistas de Álava, “a las que nos unimos  porque estamos en contra de este modelo energético desequilibrado, que  prima los intereses económicos de grandes corporaciones por encima de la  sostenibilidad medioambiental y social de nuestro territorio”. 

Elkarrekin Araba critica que el Gobierno Vasco reactive sus planes eólicos,  paralizados desde hace 15 años, pretendiendo implantar, de repente y sin un  Plan Sectorial, cuatro centrales eólicas en espacios naturales de Álava, con una  infraestructura para 50 aerogeneradores de 200 m de altura (más de 60 pisos), y  ocupando más de 1 millón de metros cuadrados entre pistas, plataformas,  zanjas y cimentaciones en ricos espacios naturales del territorio.

En opinión de Rodríguez, “este modelo tendrá un elevado impacto sobre el ecosistema, los pueblos, sus gentes, su calidad de vida, alterando paisajes  excelentemente conservados, masas continuas de bosques autóctonos, áreas de  nidificación fundamentales de aves rapaces o espacios incluidos en la Red  Natura 2000, además de ir en contra del Plan Mugarri, acordado por las Juntas  Generales de Álava”. 

La coalición critica que estos proyectos hayan iniciado ya los primeros trámites  administrativos “sin contar aún con un Plan Sectorial de las energías renovables  en Euskadi que permita identificar los emplazamientos más adecuados para el  aprovechamiento energético de origen renovable y sostenible, teniendo  especialmente en cuenta el factor medioambiental”.  

De hecho, tal y como apunta el procurador de Elkarrekin Araba, si este Plan  Sectorial estuviera ya elaborado, posiblemente “ni Arkamo ni Iturrieta serían  espacios compatibles con la instalación de estas centrales eólicas, por sus  valores ambientales y paisajísticos”.  

Además, es cuando menos curioso -añade- que la Orden del Gobierno Vasco, de  inicio del proceso de elaboración de este Plan, se haya retrasado hasta 15 días después de que hayan salido a exposición pública los grandes proyectos de  centrales eólicas en Álava, que pretende ejecutar esta empresa, participada por  el propio Gobierno Vasco. 

Elkarrekin Araba considera que en el contexto de emergencia climática que  estamos viviendo, es urgente impulsar el desarrollo de las energías renovables y  limpias, pero siempre de manera planificada, ordenada y basada en la  sostenibilidad. Tal y como apuntan desde la formación “no todas las energías  renovables son sostenibles y no todo vale en cualquier ubicación y a cualquier  precio”. 

Para Rodríguez el desarrollo de este tipo de infraestructuras ha de hacerse de  una forma ordenada y respetuosa con el medio ambiente y nuestros pueblos, y  pone el foco, además, en la enorme capacidad de generación de energía  renovable y sostenible por desarrollar que existe aún en nuestras ciudades, sin  necesidad de tener que ocupar miles de metros cuadrados de ricos espacios  naturales impactando gravemente en el ecosistema, la fauna y el paisaje. 

“Es más fácil y rentable para las grandes empresas como Iberdrola, empezar por  invadir estos espacios naturales a coste mínimo, pero ese modelo depredador,  desequilibrado y expansivo no es el modelo de desarrollo de renovables por el  que apuesta Elkarrekin Araba”, ha concluido David Rodríguez.