El Rey de Marruecos: La justicia es considerada como una de las llaves importantes en el dominio de la mejora del clima de las inversiones

Internacional

La justicia es considerada como una de las llaves importantes en el dominio de la mejora del clima de las inversiones, el estímulo de la iniciativa privada y la protección de la empresa, subrayó Su Majestad el Rey Mohammed VI antes de señalar que un clima propicio para la inversión requiere garantías legales y económicas, susceptibles de ganar la confianza en el sistema judicial

“Para conseguir un clima propicio para la inversión no basta con modernizar las legislaciones incitativas, sino hay que rodearse también de las garantías legales y económicas, susceptibles de ganar la confianza en el sistema judicial e inspirar la plena seguridad a los inversores”, subrayó el Soberano en un mensaje dirigido, hoy lunes en Marrakech, a los participantes en la segunda Conferencia Internacional de la justicia, leído por el ministro de Estado encargado de los Derechos Humanos y las Relaciones con el Parlamento, Mustapha Ramid.

Insistiendo en la importancia de unificar los instrumentos y procedimientos relativos al arreglo de los conflictos en materia de inversión, tanto a escala nacional como regional e internacional, SM el Rey afirmó que era primordial superar las problemáticas ligadas a la jurisdicción judicial nacional en este ámbito, a través de la instauración de un régimen jurídico apropiado, a fin de evitar los problemas y poner fin a los conflictos. De igual modo, se han de crear instancias especializadas en el arreglo de este tipo de conflictos, dentro de unos plazos razonables, y que tomen en consideración las particularidades de los litigios financieros y comerciales, de manera rápida, eficaz y flexible ».

Llamando a la justicia a desempeñar un papel fundamental, SM el Rey indicó que Marruecos ha procedido al establecimiento de un conjunto de textos legales modernos y vertebradores, que tienen por objetivo desarrollar el sistema financiero y de negocios, estimular la inversión, incentivar el ciclo económico y apoyar las empresas nacionales, haciendo de las mismas una palanca para el desarrollo económico.

El Soberano evocó algunos textos importantes, que han sido últimamente adoptados, como puede ser la modificación del código de comercio, las leyes de las empresas, así como la ley relativa a las garantías transferidas, además de la consagración del enfoque que añade a los papeles clásicos desempeñados por el juez, otros de dimensión socioeconómica. Todo ello con el fin de garantizar la seguridad en el seno de la empresa y la paz social.

Esto ha contribuido a la consolidación de la posición de Marruecos y de la confianza y credibilidad de que goza ante los inversores extranjeros y diferentes actores económicos y financieros, señaló SM el Rey en este mensaje para subrayar la importancia de las decisiones de principio emitidas por la justicia marroquí en este ámbito, particularmente por el tribunal de casación, que ha procurado investir de credibilidad, firmeza y flexibilidad los laudos extranjeros, consagrando la protección legal de las patentes de invención y derechos de autor.

 “En el marco de estas reformas legislativas y de la eficiente dinámica lanzada por las mismas, exhortamos al gobierno a no tardar en adoptar los demás textos legales relativos a la cuestión, así como preparar las leyes orgánicas correspondientes a las leyes aprobadas”, agregó el Soberano.

En efecto, gracias a los distintos esfuerzos consentidos, ha sido posible   potenciar la dinámica de atracción de las inversiones en el Reino, mejorando su posición en el índice de facilidad para hacer negocios (Business Doing), en el año 2019, se congratuló SM el Rey mostrando su ambición de impulsar al país para ocupar posiciones más avanzadas en el mundo de los negocios, mejorando su posición mediante el acceso al círculo de los primeros cincuenta países con clima de negocios de calidad.

El Soberano llamó, con este motivo, a una evaluación  la experiencia de los tribunales comerciales y reflexionar en torno a las vías para su desarrollo, obrando por la consolidación de los logros y explorando nuevos horizontes que se inspiren de las experiencias mundiales más logradas, como puede ser la idea de los tribunales de negocios que empieza a tomar cuerpo en algunos países, sosteniendo que se ha de otorgar una importancia particular a la formación especializada de los diferentes componentes del sistema judicial, con el fin de mejorar las capacidades de los tribunales para pronunciar juicios justos y apropiados, dentro de plazos razonables.

Tras haber mencionado el papel que desempeñan los tribunales supremos para unificar de las dictaminaciones y la interpretación de las normas jurídicas, SM el Rey puso de relieve la importante experiencia que la justicia comercial marroquí, en tanto que justicia especializada, tiene acumulada en este dominio.

En este mismo contexto, el Soberano invitó a aprovechar las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para publicar los datos legales y judiciales, así como a adoptar la posibilidad de reforzar y generalizar virtualmente los procedimientos y reglamentos legales y judiciales, así como el recurso a la justicia a distancia, en consideración de que constituyen medios eficaces que contribuyen a la celeridad y eficacia requeridos, y pueden responder a las exigencias de los litigios financieros y de negocios, velando por fijar las normas que las deber regir, e implicando a todos los componentes del sistema judicial en la obra de la mutación digital.

Para el Soberano, la creación de un espacio seguro para la inversión, con sus aspectos  socioeconómicos, administrativos, estructurales y de derechos humanos, exige el despliegue de mayores esfuerzos, en el sentido de consolidar el Estado de Derecho, afianzar la independencia del poder judicial y apoyar la previsibilidad jurídica, además de habilitar a los actores del ámbito judicial, desarrollando la administración judicial y reforzando su gobernanza, a través de un enfoque global e integrado, que trate las cuestiones de la inversión desde los diferentes aspectos, tanto legal y comercial, como bancario, fiscal, aduanero, inmobiliario, notarial y social, y tomando en consideración las dimensiones internacional y tecnológica que requiere la globalización de los intercambios comerciales, financieros y económicos  intercontinentales.