El PSE-EE de Hondarribia presenta un recurso de reposición contra el plan inicial de parcelación de Zaldunborda Gaina

Euskadi

Con fecha del 26 de junio, se emite un decreto de alcaldía 1134/2019 donde, en base a una serie de informes realizados por la arquitecta municipal, como secretaria del Ayuntamiento,se autoriza aprobar inicialmente el Plan parcial , promovido por Higertoki S.L, condicionado a la subsanación de las deficiencias  detectadas en el informe 247/2019, así como la aportación del programa de participación ciudadana conforme al informe núm 63/2019 del 26 de junio de la Sra. Secretaria del Ayuntamiento.

Asimismo, el decreto de Alcaldía 1134/2019 somete el expediente a información pública.

Exponemos que antes de la fecha del decreto (26/06/2019), en el ámbito de Zaldunborda se han realizado una serie de intervenciones como pueden ser movimientos de tierra, sin la aprobación del Plan parcial.

Tampoco tenemos conocimiento, que en comisión de urbanismo, se haya abordado el proyecto previsto para Zaldunborda, un proyecto de gran relevancia desde el punto de vista de la ocupación del suelo en una zona muy concreta.

A nuestro parecer, la aprobación del Plan parcial requiere del conocimiento previo de las diferentes fuerzas políticas con representación municipal y debería haber pasado por la comisión de urbanismo. El Gobierno municipal no ha actuado con la requerida transparencia.

Llama la atención que el decreto se publique el 26 de junio, únicamente en castellano (sin traducción al euskera), cuando lo normal es que se presente redactando en las dos luengas oficiales de la comunidad. El decreto de alcaldía se publica la víspera de la aprobación por parte del Gobierno Vasco, de la Ley que regula los grandes establecimientos comerciales. Según dicha ley, Zaldunborda Gaina no se puede destinar a uso comercial, en los niveles de ocupación que contempla el proyecto.

Lo aprobado en el decreto de alcaldía 1134/2019 es la culminación de unos criterios que nada tienen que ver con la racionalización del comercio, ni con la búsqueda de un empleo de calidad, ni con una apuesta por el comercio de proximidad. Es más una concepción equivocada sobre para qué usos se debe reservar el suelo público. No es muy usual vender suelo público para una actividad privada, como en este caso, aunque se interponga una sociedad pública como es Hondarribia-Lantzen.

A esto añadimos  que en el informe de Francisco de León, redactor el de PGOU, el arquitecto señala la necesidad de un estudio de impacto de tráfico sobre el sistema de acceso-GI636 y la glorieta de Zaldunborda fundamentalmente- exigible para el uso comercial propuesto.

Por todo ello, solicitamos que se paralice el decreto anteriormente firmado. Y que se revierta al Ayuntamiento el suelo de Zaldunborda para un  uso más racional. Asimismo, pedimos la implicación del Gobierno Vasco, para que el suelo de Zaldunborda tenga un uso más acorde con la necesidad de fomentar un empleo de calidad.