El PP, proposición de Norma Foral de Reforma Fiscal para Álava

Euskadi

El Partido Popular alavés ha registrado esta mañana una proposición de Norma Foral de la Reforma Fiscal para Álava en las Juntas Generales alavesas

El PP pide una rebaja fiscal que beneficia a las rentas medias para que Álava sea atractiva a la inversión 

• Iñaki Oyarzabal, portavoz del Grupo Juntero Populares Alaveses, ha presentado una reforma en el IRPF “que supone una rebaja media de 1.200 € más en el bolsillo de cada contribuyente, en las rentas medias y bajas”. 

• Una propuesta que beneficia a las rentas medias y bajas, apoya a las familias con hijos, a los mayores y a los autónomos. 

El portavoz del Grupo Juntero Populares Alaveses, Iñaki Oyarzabal, ha registrado esta mañana en las Juntas Generales de Álava la proposición de Norma Foral para la reforma fiscal de los impuestos en Álava. Según ha indicado, con el objetivo de “beneficiar a las clases medias, especialmente a las rentas medias y bajas, para devolverles el esfuerzo que hicieron durante la crisis”. “Se trata de una reforma fiscal que persigue hacer de Álava un territorio mucho más atractivo para vivir, para trabajar, para consumir y para atraer inversiones y talento, con un planteamiento asumible en el que no se resienten los servicios públicos, sin riesgo a la calidad que podemos ofrecer en los servicios públicos de Álava”, ha insistido. 

Oyarzabal ha recordado como la proposición se presenta en “un contexto en el que partimos de una norma anterior aprobada en 2013, con una crisis económica que ponía en riesgo el sostenimiento de los servicios públicos y buscaba recaudar más para evitar la quiebra financiera de las administraciones públicas. Hoy en día, es muy distinto, el PIB vasco ha crecido un 18,5%, hay más de 50.000 personas trabajando”. No obstante, el portavoz ha apuntado que “la recaudación lleva cuatro años en récord y se sigue penalizando a las clases medias, a las rentas medias y bajas. Creemos que hay que subsanarlo”. 

En este sentido, el portavoz de los populares en Juntas Generales de Álava ha explicado que es “necesaria una reforma en el IRPF que aminore la presión fiscal a las familias, que plantee un beneficio fiscal a las rentas medias y bajas, que aumente las deducciones a familias por hijos, a las personas mayores y a los autónomos. Además, que incluya la eliminación del impuesto de patrimonio, de sucesiones y donaciones, y el de transmisiones”. 

Prevé Oyarzabal que la reforma se desarrolle en el plazo de dos años, “y pueda entrar en funcionamiento en la Declaración de la Renta de 2021 y las medidas puedan ser efectivas. Si no las pretensiones del PNV de seguir estudiando, nos llevarán a no tener cambios posibles antes del 2022 y eso contradice el espíritu del acuerdo que alcanzamos”. 

La disminución de la presión fiscal se plantea en que los topes marginales del IRPF que hoy se encuentran entre el 23 y el 49% se fijen entre el 18 y el 45%. “Supone una rebaja media de 1.200 € más en el bolsillo de cada contribuyente, una rebaja media del 14% en los tramos especialmente de rentas medias y bajas”, ha matizado Oyarzabal. 

En cuanto a la nueva escala del gravamen del ahorro, hoy se sitúa entre el 20 y el 25%, y se plantea una reducción a unos márgenes del 19 al 23% que permita competir con otras comunidades autónomas. Asimismo, una rebaja general de la cuota que afecta a todos los ciudadanos en su base del 5%, una mayor bonificación en el rendimiento de trabajo con 100 € más en la base y mayor reducción por tributación conjunta a las parejas hasta 4.400 €. Como novedad, ha señalado que se favorezcan los planes de ahorro y de pensiones para incentivar el ahorro, supone una reducción por aportaciones a EPSV para rentas menores a 35.000 € con un 10% adicional. 

También se ampliarían los límites de reducción para todos, de 5.000 a 6.000 € del personal, y 8.000 a 9.000 € en el ahorro de empresa; una integración de las prestaciones de EPSV que cuando se rescata en la actualidad tributa al 60%, rebajarla al 40%. En el ámbito de la familia, mayores deducciones por hijo un 15% más; por conciliación en ayuda doméstica a las familias que trabajan los dos cónyuges una deducción del 15% en relación al coste del personal doméstico en casa; por descendientes, deducciones de 1.000 € por hijo. Por dependencia y discapacidad deducciones de hasta 1.860 €; mayores reducciones a las familias con mayores a su cargo de hasta 600€. También el coste que supone a los autónomos las bajas laborales de su personal que tengan una deducción de hasta el 40% del coste del personal para sustituir durante el tiempo de baja. 

Además, Oyarzabal ha señalado otras medidas de corte general para hacer más competitivo a Álava, eliminando el impuesto de patrimonio, el impuesto de transmisiones cuando se trata de vivienda habitual y el impuesto de sucesiones y donaciones de padres a hijos y entre cónyuges. “Planteamos una bonificación del 100% que dejaría en cero todos estos impuestos”, ha señalado. 

Es un documento “para abrir un debate con una propuesta medida y razonable”, ha explicado, e “incorporaremos como enmiendas específicas del PP medidas para Álava de apoyo a los alaveses que viven en los municipios más pequeños en el medio rural, a la compra y rehabilitación de vivienda, que tengan un plus en sus deducciones y fiscalidad para fijar población en las comarcas alavesas”. 

Oyarzabal ha criticado que “los diputados de Álava y Bizkaia nos dan la razón en lo que llevamos manifestando en los últimos meses y se atreven a proponer y hacer suyas propuestas que hasta antes del verano nos criticaban cuando las hacíamos nosotros, como el impuesto de patrimonio o el de sucesiones”. 

En este sentido, ha apuntado que “ahora el diputado general de Bizkaia y el de Álava reconocen que efectivamente se está ahuyentando con el actual sistema fiscal de presión en Álava y en los territorios vascos se está ahuyentando a las rentas altas. No se atrae el talento, se está expulsando”. Y ha citado como ejemplo que “la Comunidad Autónoma de Madrid es quien está absorbiendo inversiones que podrían venir al País Vasco y a Álava, empresas que podrían venir con sus recursos aquí”. 

Por otro lado, Oyarzabal ha querido explicar que “el exceso de recaudación de estos años que no se puede gastar por la Ley de Estabilidad Presupuestaria le exige que a partir de un nivel no pueda gastar, el problema es que estamos recaudando por encima de lo presupuestado que no se puede destinar a gasto social, que se mete en la hucha y en nuestro caso el 70% se lo lleva el Gobierno Vasco. Que ha dejado de ejecutar más de mil millones de euros”, por eso, ha insistido en que la reforma fiscal presentada por el PP “son cifras perfectamente asumibles”.