El nuevo Plan de Accesibilidad par la zona rural identifica y prioriza actuaciones en lo 63 pueblos de Vitoria-Gasteiz

Euskadi Vitoria-Gasteiz

El Gabinete Urtaran ha aprobado esta mañana la actualización del Plan de Accesibilidad de las Entidades Locales Menores. Este documento, realizado por la empresa Ikersare e impulsado por el Servicio de Zona Rural, es el resultado del análisis de las condiciones de accesibilidad de los 63 pueblos que componen el municipio de Vitoria-Gasteiz. “Se trata de un diagnóstico hecho pueblo a pueblo”, ha explicado el alcalde, Gorka Urtaran.

La ciudad también tiene su plan de accesibilidad, pero se entiende que la zona rural requiere de uno propio debido a sus características peculiares y sus problemáticas específicas. El Plan de Accesibilidad de las Entidades Locales Menores actualizado estará vigente hasta 2021 y, además, ha incluido en el catálogo a Abetxuko,Betoño y Armentia, que no estaban incluidas en la anterior versión.

Además de analizar la situación actual, el informe plantea medidas concretas para cada pueblo. Medidas que se irán realizando conforme se vayan realizando intervenciones estructurales en los pueblos. En ese sentido, la mayoría de las acciones propuestas en el Plan son microintervenciones del ámbito del espacio público. “Accesos a los centros sociales de los pueblos, a las boleras, a los txokos, la accesibilidad de los cementeros,  trabajos de pavimentación… Se trata de cuestiones pequeñas que cuando se acometan servirán para mejorar la calidad de vida de todas las personas residentes en los pueblos”, ha destacado el alcalde, Gorka Urtaran.

Esta especie de guía se compone de fichas individualizadas para cada una de las entidades locales menores, con planos que muestran los obstáculos de accesibilidad identificados. Las intervenciones, además, están valoradas económicamente.

Al contar con este documento que incluye las intervenciones futuras identificadas y priorizadas, los pueblos también aumentan las posibilidades de obtener diferentes subvenciones que habitualmente convocan el Gobierno Vasco, la Diputación y el propio Ayuntamiento