El legionario muerto en Agost recibió un tiro directo del arma de su Sargento

España

La prueba de balística no deja lugar a dudas en cuanto al autor del tiro que acabó con la vida del legionario.

Por PolicíaH50

La Guardia Civil de Alicante, a través del Departamento del Departamento de Balística identificó el fusil que realizó el disparo mortal.

El mismo estudio descartó que el impacto que recibió el legionario Alejandro Jiménez fuera por un rebote, sino que fue un tiro directo.

Los hechos se remontan al pasado 25 de marzo, cuando un legionario del Tercio de Don Juan de Austria, con sede en Almería, recibió un disparo durante un ejercicio con fuego real en Agost (Alicante).

Dieciséis investigados.

Entre los investigados por la Guardia Civil, había 11 legionarios, dos sargentos, dos tenientes y el capitán jefe de la compañía.

El análisis balístico fue determinante. Determinó que el proyectil que causó la muerte al soldado partió de un fusil 70330, el cual estaba asignado al sargento de su pelotón.

De cinco fragmentos recogidos, sólo uno de ellos presentaba unas estrías definidas, las cuales eran idénticas a las marcas realizadas en los proyectiles disparados con esa arma.

El siguiente paso era determinar si el disparo provenía de un rebote o por el contrario era por un disparo directo.

De tratarse de un rebote le habría alcanzado una esquirla y no el proyectil entero, el cual se dividió después de alcanzarle.

También se pudo determinar que el disparo se realizó desde una distancia de 16 metros, encontrándose la víctima en posición de “guardia baja”. Rodilla en suelo y su fusil apuntando al suelo.

Tras una tercera toma de declaración al sargento del pelotón, de cuya arma salió el proyectil que causó la muerte de Alejandro Jimenez, manifestó “No entiendo el resultado del informe de balística. Yo no fui”.