El Gobierno aprueba la reforma del carné de conducir por puntos

España

La reforma agrava las sanciones para los conductores que usen el teléfono móvil al volante e impulsa cursos de conducción segura para mejorar la educación vial y recuperar puntos. El Ejecutivo también ha presentado el Plan de Medidas del Gobierno ante el Reto Demográfico.

El Consejo de Ministros ha aprobado la remisión a las Cortes Generales del proyecto de ley que reforma la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en la parte relacionada con el permiso y la licencia de conducción por puntos, en vigor desde el año 2006.

La reforma se integra en la estrategia del Gobierno de impulsar un nuevo modelo de seguridad vial, en línea con la Unión Europea, que reduzca en un 50% el número de personas fallecidas y heridas graves en la próxima década y avanzar hacia una cifra próxima a cero en el año 2050.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha explicado que se agravan las sanciones previstas para aquellos comportamientos que generan un mayor riesgo para la conducción, como hablar por el móvil o hacer un mal uso de los elementos de protección y seguridad.

Montero ha resaltado que una de las principales modificaciones de la norma es que distingue dos tipos de infracciones en el caso de utilización de los teléfonos móviles. Si se sujeta con la mano mientras se conduce, la sanción es la pérdida de seis puntos. Si se utiliza, sin sujetarlo con la mano, se perderán tres puntos. Además, el conductor perderá cuatro puntos, en vez de tres, si no utiliza correctamente el cinturón de seguridad, los sistemas de retención infantil, el casco u otros elementos protección.

Otras medidas implican que se unifica en un plazo de dos años el tiempo que tiene que transcurrir sin cometer infracciones para recuperar el saldo inicial de 12 puntos. Se establece la prohibición de rebasar en 20 kilómetros por hora el límite de velocidad al adelantar. La posesión de un dispositivo de detección de radares será motivo de infracción y de pérdida de tres puntos, aunque no se esté utilizando.

Por otra parte, se promueve la participación de los conductores en cursos de conducción segura, que será recompensada con la recuperación de entre dos y quince puntos.

Regulación de los servicios de auxilio en carretera

El Gobierno también ha regulado los serviciso de auxilio en las vías públicas  para aumentar la seguridad de estas operaciones, que implican un alto grado de peligrosidad.

María Jesús Montero ha detallado que cada día se realizan más de 11.000 operaciones de este tipo, en las que, desde 2015, han fallecido más de 60 operarios, 113 han sido hospitalizados y 769 han resultado heridos mientras rescataban o retiraban vehículos parados en las vías interurbanas.

La portavoz ha avanzado que el sistema de señalización de un vehículo inmovilizado mediante dos triángulos, colocados delante y detrás del mismo, se sustituirá por un dispositivo luminoso de color amarillo que se situará en la parte más alta del vehículo, sin necesidad de salir de él, de forma obligatoria a partir del 1 de enero de 2026.

Esta nueva señalización, ha añadido Montero, garantiza su máxima visibilidad y comunicará su activación, desactivación y geoposicionamiento al Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad.

Además, la nueva norma crea la señal V-27, un «triángulo virtual» que se activará en el sistema de «a bordo» del vehículo para advertir la presencia de un peligro próximo. Su incorporación al vehículo será voluntaria.

Regulación de los servicios de auxilio en carretera

Martes 16 de marzo de 2021

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que regula los servicios de auxilio en vías públicas con el objetivo último de garantizar la seguridad del sector, en el que unos 11.000 vehículos que efectúan a diario numerosas operaciones de ayuda y rescate que entrañan un alto grado de peligrosidad.

En la elaboración del Real Decreto han colaborado los ministerios de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, de Industria, Comercio y Turismo y de Defensa, y su aprobación implica modificaciones en el Reglamento General de Vehículos, aprobado por el Real Decreto2822/1998, de 23 de diciembre, así como el Reglamento General de Circulación, aprobado por el Real Decreto1428/2003, de 21 de noviembre.

Estas modificaciones recogen una antigua demanda del sector. Desde 2017 han fallecido 18 operarios en carretera.

Con ese objetivo, el Real Decreto recoge las medidas que deberán cumplir estos servicios de auxilio en vías públicas, en todo el territorio nacional, para el rescate de un vehículo que, por avería o accidente, no pueda seguir circulando. De su ámbito de aplicación quedan excluidos los servicios de conservación y explotación de los titulares de las carreteras cuando deban realizar estas operaciones, así como las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, las Fuerzas Armadas o los servicios de emergencias que realicen estos servicios con sus propios vehículos.

Como norma general, la operación de auxilio en carretera (reparación o retirada) deberá realizarse de la forma más segura posible para todos los usuarios de la vía, nunca en el lado contiguo al flujo de tráfico, y los operarios deberán comunicar por medios telemáticos a la autoridad competente en materia de Tráfico el geoposicionamiento del vehículo detenido para su publicación en el Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad.

Cuando así actúen, los vehículos de auxilio tendrán preferencia de paso y podrán estacionar en la vía pública para realizar la correspondiente operación. Los operarios encargados de la operación tendrán que contar con los conocimientos necesarios para realizarla y deberán usar los equipos de protección individual previstos en la normativa sectorial de aplicación.

Nueva señal de peligro

El Real Decreto sustituye el actual dispositivo de señalización de peligro V-16, consistente en dos triángulos colocados delante y detrás del vehículo inmovilizado, por un dispositivo luminoso de color amarillo que se colocará en la parte más alta posible del vehículo inmovilizado, que será obligatorio a partir del 1 de enero de 2026.

Esta nueva señal garantiza su máxima visibilidad y comunicará su activación, desactivación y geoposicionamiento al Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad, lo que aportará mayor seguridad. La colocación de los triángulos conlleva tener que salir del vehículo para su colocación. Entre 2018 y 2020 42 personas fallecieron en vías interurbanas tras haber bajado del vehículo.

Además, el Real Decreto crea la señal V-27, un «triángulo virtual» que se activará en el sistema de «a bordo» del vehículo para advertir la presencia de un peligro próximo. Su incorporación al vehículo será voluntaria y solo en aquellos vehículos conectados por medios telemáticos con el Punto de Acceso Nacional en materia de Tráfico y Movilidad.