El Fondo Alavés de Emergencia destina 39.900 euros a la población afectada por el conflicto armado en Camerún

Vitoria-Gasteiz
  • La ayuda del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y la Diputación Foral de Álava servirá para proporcionar víveres, ropa y materiales de primera necesidad a 300 familias

El Fondo Alavés de Emergencia (FAE) constituido por del Ayuntamiento de Vitoria- Gasteiz y la Diputación Foral de Álava ha destinado 39.900 euros a proporcionar víveres, ropa y materiales de primera necesidad a personas damnificadas a consecuencia del conflicto armado en Camerún.

En concreto, se ayudará a 300 familias de los barrios de Makepe, Bonaberi y Bepanda, pertenecientes al Departamento de Wouri, en la Región del Litoral.Es la segunda vez en un año que se activa el FAE para hacer frente a la emergencia humanitaria que está teniendo lugar en este país africano. En los últimos años, se han recrudecido los enfrentamientos en las regiones noroeste y sudoeste de Camerún entre el ejército y grupos armados, que tienen como origen las demandas sociopolíticas y discrepancias de las zonas anglófonas de un país, de mayoría francófona, con el Gobierno central, que ha incrementado sus medidas de represión.

Se han registrado secuestros, daños humanos en términos de violación de derechos humanos mediante matanzas, violencia contra mujeres y niñas, desapariciones, reclutamiento obligado de niños en las filas de combatientes y desplazamiento de la población. A todo ello hay que sumar saqueos de la propiedad y de negocios propios, devastación de campos, casas quemadas, confiscación del dinero ahorrado de la población y destrucción de algunos puentes. Esta violencia ha provocado alrededor de 3.000 personas muertas y más de 500.000 en situación de desplazamiento interno y refugiada en Nigeria.

La entidad solicitante de la ayuda del Fondo Alavés de Emergencia ha sido la Asociación Africanista Manuel Iradier. La entidad local que prestará la ayuda es la Association Coeur d ́Amour, que desde 2016 colabora con el proceso de recuperación y consolidación de la paz en la zona, y mantiene un proyecto de emergencia humanitaria para atender a las personas desplazadas y víctimas de la violencia.

El pasado mes de diciembre, 5.475 personas fueron obligadas a abandonar sus hogares a causa de la intervención militar y de los conflictos entre comunidades en la región noroeste. A todas las dificultades a las que se enfrenta la población de las regiones de habla inglesa, hay que sumar que en las últimas semanas varios envíos de ayuda destinados a aliviar la situación de las personas atrapadas en este conflicto han sido atacados y quemados, lo cual acrecienta el miedo entre las personas trabajadoras en entidades humanitarias de Camerún.