El detenido Mohamed Lamin Haddi se beneficia de todos sus derechos sin ninguna discriminación (Aclaración)

Internacional

Las autoridades marroquíes se asombran por los términos del comunicado publicado por Reporteros sin Fronteras (RSF), que evoca un «calvario» y un «suplicio» a los que se estaría sometido el detenido Mohamed Lamin Haddi, afirmando que se beneficia de todos sus derechos sin ninguna discriminación.

La Delegación General para la Administración Penitenciaria y la Reinserción había indicado en dos comunicados, publicados respectivamente el 23 de febrero y el 2 de marzo de 2021, que está encarcelado en la prisión local de Tifelt 2 en condiciones totalmente normales cumpliendo las normas y estándares internacionales, subrayó el sábado el departamento de comunicación del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes en una aclaración.

«El interesado se beneficia de todos sus derechos sin ninguna discriminación al igual que todos los otros detenidos y siempre ha sido objeto de un seguimiento médico adecuado” asegura el departamento.

«Contrariamente a lo que pretende el interesado, se ha establecido que no ha iniciado una huelga de hambre y que nunca ha sido alimentado a la fuerza», subraya el departamento, precisando que el interesado recibió una visita de la Comisión Regional de Derechos Humanos de Rabat-Sale-Kenitra, el pasado 26 de febrero. La visita tuvo lugar en presencia de un médico que permitió comprobar que su salud era normal.

En el marco de los estudios universitarios que efectúa, el interesado pudo preparar y presentarse a los exámenes de la Facultad de Letras y Ciencia Humanas Ibn Tofail de Kenitra, organizados en la Casa Central de Kenitra del 23 al 26 de marzo de 2021, señaló el departamento.

A la madre del afectado «nunca se le ha impedido visitarlo, pero se negó a respetar las medidas sanitarias relacionadas con la pandemia de la Covid 19, establecidas por la Administración Penitenciaria para el buen desarrollo de las visitas», agrega la misma fuente.

El departamento explicó además que debido a los disturbios generados por su familia frente a la prisión el 03 de marzo de 2021, fue escuchada ese mismo día por la policía judicial de Tifelt por instrucción de la Fiscalía competente.

«El interesado había sido visitado por el sustituto del Procurador del Rey ante el Tribunal de Primera Instancia de Tifelt el 02 de marzo de 2021, a raíz de la denuncia de su madre», afirmó el departamento, precisando que por falta de pruebas, esta denuncia fue archivada por el Procurador General del Rey ante el Tribunal de Apelación de Rabat.

El departamento subrayó también que el interesado nunca ha ejercido oficialmente la profesión de periodista, ni ha realizado los trámites necesarios para beneficiarse de un carné de prensa, documento indispensable para el ejercicio de esta profesión según la legislación marroquí.

La misma fuente recordó que «al final de un juicio equitativo seguido por numerosos observadores nacionales e internacionales, el interesado fue declarado culpable y condenado a 25 años de prisión tras su implicación en el salvaje asesinato de 11 elementos de las fuerzas del orden.