El Departamento de Seguridad activa para mañana, sábado, la alerta naranja por temperaturas altas extremas y el aviso amarillo por riesgo de incendios forestales para el centro y sur de Álava

Euskadi

El predominio del viento norte hará que las máximas durante hoy y el fin de semana no superen los 25°C en la costa y ronden los 28-32°C en el interior de Bizkaia, de Gipuzkoa y en el norte de Álava.

REGISTROS

Los valores de temperaturas registrados ayer jueves fueron extraordinariamente altos, si bien el registrado en Orozko (44.7 °C), que ha estado pendiente de validación, ha resultado ser erróneo como consecuencia de un acto vandálico que afectó al sensor de la estación meteorológica instalada en las inmediaciones de esta localidad

En cualquier caso se batieron algunos registros de temperaturas máximas para un mes de junio (ver tabla).

Se recomienda seguir las actualizaciones de los pronósticos y de los distintos avisos a través de Euskalmet (www.euskalmet.euskadi.eus) y en Twitter (@Euskalmet).

RECOMENDACIONES

En cuanto a incendios forestales:

La Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología (DAEM) recomienda encarecidamente seguir a rajatabla las normas relativas a la prevención de incendios forestales emitidas por las Diputaciones Forales, así como evitar cualquier actividad que pueda provocarlos.
Al mismo tiempo, teniendo en cuenta que ya ha comenzado la cosecha de cebada y la recogida de hierba seca, pide especial precaución en el horario de máximas temperaturas.
De igual modo, la DAEM insta a la ciudadanía a comunicar al teléfono 112 cualquier información relativa a posibles incendios forestales.

En cuanto a las altas temperaturas:
La Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología, en colaboración con el Departamento de Salud, recomienda:
Beber abundantes líquidos, especialmente agua, para evitar el riesgo de deshidratación. No esperar a tener sed para beber. Evitar las bebidas que contienen alcohol, cafeína o demasiado azúcar.
Hacer comidas ligeras (ensaladas, gazpacho, verduras, fruta, etc.).
Cerrar las ventanas y bajar las persianas sobre las que dé el sol, aprovechando las horas de menos calor para ventilar y refrescar la casa.
Usar ropa adecuada, holgada, ligera, de colores claros y que deje transpirar, además de calzado cómodo y fresco.
Procurar no salir a la calle durante las horas de más calor.
Si hay que salir, llevar la cabeza cubierta y gafas de sol buscando siempre la sombra.
Si se hace ejercicio al aire libre, practicarlo en las horas de menos calor.
Nunca quedarse o dejar a una persona o animal en un vehículo estacionado y cerrado aunque esté a la sombra.
Preste especial atención a bebés y niños/as pequeños/as, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación como, por ejemplo, las enfermedades cardíacas.
Las personas ancianas, sobre todo las que viven solas o son dependientes, pueden tener dificultades en adoptar medidas protectoras, por lo que deberían ser visitadas al menos una vez al día por un miembro de la familia, amigo/a, vecino/a y, en su caso solicitar la colaboración de los servicios sociales.
Consulte a su médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y estén relacionados con las altas temperaturas (debilidad, fatiga, mareos, náuseas, desmayo?).
Mantenga sus medicinas en lugar fresco, el calor puede alterar su composición y su efecto.
Como medidas a tomar en caso de emergencia:
En el caso de que alguna persona sufra de una insolación, manténgala en sitio fresco, cúbrale la cabeza y las axilas con compresas mojadas y frías, y déle a beber agua con sal y bicarbonato.
Si está inconsciente y vomita, ladéele la cabeza y mantenga libres las vías aéreas.
En caso de emergencia, llame al 112.