El departamento de Políticas Sociales de Vitoria-Gasteiz desarrolla más de medio centenar de acciones para proteger a los colectivos y personas más vulnerables a la pandemia

Uncategorized

Desde que se inició la crisis sanitaria del coronavirus, el departamento de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia ha puesto en marcha más de medio centenar de medidas para hacer frente a la Covid-19 y a sus consecuencias. Así lo ha explicaso el concejal responsable del área, Jon Armentia, en su comparecencia esta mañana en una comisión municipal celebrada por vía telemática y en la que ha destacado “el esfuerzo sin precedentes que estamos haciendo para hacer frente a la pandemia y proteger a toda costa a los colectivos más vulnerables, a las personas mayores, a los niños y niñas, a las familias y a quienes tienen menos recursos”.

Las medidas adoptadas por los servicios sociales municipales responden a cinco grandes objetivos: garantizar la continuidad de las intervenciones; reforzar el seguimiento de personas más vulnerables; asegurar la cobertura de necesidades, la provisión de ayudas y la puesta en marcha urgente de servicios de apoyo; atender las necesidades emergentes y sobrevenidas con motivo de la crisis y, por último, reorganizar los recursos sociales para garantizar la seguridad y la protección de las personas atendidas y del personal de los servicios sociales.

En el cumplimiento de estos objetivos, entre las muchas acciones puestas en marcha, los servicios sociales están haciendo seguimiento telefónico a más de 10.000 personas mayores confinadas en sus casas; han simplificado y flexibilizado procedimientos para acceder a servicios como el SAD o a las prestaciones; atienden en el domicilio a usuarios y usuarias de los servicios de atención diurna; están haciendo seguimiento a menores y a sus familias por vía telemática o ha reforzado sus funciones, como es el caso del equipo Onarpen, de atención a mujeres víctimas de violencia, para atender a las víctimas, 7 desde que comenzó la crisis.

Declaraciones de Jon Armentia

Para los servicios sociales, cada día es un examen. Y en ese examen diario creo que estamos demostrando la capacidad de nuestras profesionales y de los recursos que ponemos a disposición de la ciudadanía. No puede existir la más mínima duda del trabajo de los distintos departamento municipales para hacer frente a las consecuencias de una pandemia cuyas consecuencias nadie podía imaginar”, ha asegurado Jon Armentia.

Objetivo 1: garantizar las intervenciones

Pese al cierre de recursos, se han ido articulando planes de contingencia para asegurar la continuidad de los servicios sociales esenciales.

Servicios de Atención Diurna. El personal sigue trabajando haciendo seguimiento de las personas usuarias en sus domicilios, preparando medicación que entrega a las familias, ofreciendo comida a domicilio en los casos de vulnerabilidad y realizando visitas domiciliarias para supervisión y control de la toma de medicación y apoyo en baño.

Comedores para personas mayores. Aunque se cerraron los comedores, se identificó a 110 personas usuarias en situación de vulnerabilidad que están recibiendo la comida a domicilio.

Centros socioeducativos. Se está atendiendo a las familias y menores de forma telemática; se ha puesto en marcha apoyos psicológicos telefónicos y se están elaborando materiales específicos para enviar a las familias.

Segunda declaración de Jon Armentia

Objetivo 2: reforzar el seguimiento de personas más vulnerables

Seguimiento especial y continuado del equipo Onarpen, para atender a mujeres víctimas de violencia. Se han atendido 7 nuevos casos de mujeres a la que se les ha adjudicado el recurso necesario: prestación de cobertura básica, centro de acogida inmediata, piso de acogida, orden de protección, etc.

Dispositivo especial de seguimiento a personas mayores. Comenzó el 10 de marzo con llamadas a usuarios y usuarias de los centros socioculturales y se amplió el 6 de abril haciéndolo extensivo a las personas de 70 y más años que viven solas y no son atendidas por servicios sociales ni por el servicio de teleasistencia. En total, 10.000 personas mayores son beneficiarias de este dispositivo que funciona de lunes a domingo con 85 profesionales de los centros socioculturales de mayores.

Con él hemos detectado situaciones de necesidad para las que hemos activado apoyos. Por ejemplo, estamos dando comida a domicilio a 110 personas y apoyo psicológico a 23 personas mayores en las que hemos detectado una situación de angustia o malestar emocional”, ha comentado el concejal de Políticas Sociales.

Atención socioeducativa para familias y menores. Se realiza a través de atención telefónica y telemática. 37 educadores y educadoras ofrecen apoyo para hacer frente a conflictos familiares, dificultades relacionadas con el ámbito educativo o situaciones familiares y personales de desborde, angustia, etc.

Objetivo 3: asegurar la cobertura de necesidades y servicios de apoyo

El departamento de Políticas Sociales ha simplificado y flexibilizado todos los procedimientos para actuar con la máxima rapidez y diligencia.

Servicio de Ayuda a Domicilio. Se activa con carácter inmediato. La documentación necesaria se recoge por vía telemática y si no es posible se pospone el trámite burocrático para cuando sea viable. Desde el inicio de la crisis se han tramitado 18 nuevos casos de los 801 vigentes. Además, se están priorizando las tareas de atención personal, la realización de compra básica y el apoyo y realización de comidas. También se está aumentando el número de horas del servicio en casos que lo requieran.

Prestaciones y ayudas. Las últimas nóminas de Ayudas Municipales y AES se tramitaron de manera anticipada para 3.200 familias que recibieron un total de casi 900.000 euros. Este mes se procederá igual.

Las prestaciones se han renovado automáticamente y se resuelven y tramitan nuevas ayudas sujetas únicamente a la valoración profesional. Además, se está tramitando de forma excepcional la prestación de cobertura básica para personas o familias con dificultades para cubrir sus necesidades básicas de alimentación.

Objetivo 4: atender las necesidades sobrevenidas con la crisis

Grupo de Apoyo Psicológico al personal municipal. Compuesto por 28 psicólogas y psicólogos del Ayuntamiento que prestan apoyo individual y grupal a profesionales municipales intervinientes. Por otra parte, se ha cerrado una colaboración con el Colegio Oficial de Psicólogos de Alava para prestar un servicio de atención psicológica dirigido a la población general.

También se están elaborando pautas y recomendaciones específicas para profesionales de los servicios sociales municipales que puedan servirles en su intervención telefónica diaria con las personas y familias atendidas.

Programa de apoyo en domicilio. En colaboración con Cruz Roja, se está llevando la compra, comida, medicamentos, etc. a domicilios vulnerables.

Por otra parte, se está haciendo una gran labor de coordinación con el resto de departamentos municipales y con otras administraciones y sistemas: Gobierno Vasco, OSI Araba, Lanbide, Diputación Foral de Alava, Eudel, etc.

Objetivo 5: reorganizar los recursos sociales para garantizar la seguridad y la protección de las personas atendidas y del personal

Recursos de inclusión social. Desde el comienzo de la crisis se han ido facilitando a todos los recursos de inclusión y a las entidades gestoras de los mismos las medidas y recomendaciones pautadas por las autoridades sanitarias y, en el momento en el que fueron decretadas las medidas de confinamiento, se realizaron adecuaciones en los recursos dirigidos a personas en situación de exclusión residencial, con el objetivo de hacer posible el confinamiento.

En el CMAS se reservaron 4 habitaciones con baño propio para posibles aislamientos preventivos. El centro de noche Aterpe fue desdoblado en dos recursos: sus 30 plazas se redistribuyeron entre el propio Aterpe (18 plazas) y la antigua residencia de los Arquillos (12 plazas).

El 17 de marzo, en colaboración con Cruz Roja, se puso en marcha en el antiguo colegio Pío Baroja un centro de acogida con 30 plazas para personas sin hogar que luego se trasladó a los frontones de Lakua, con capacidad para 50 personas.

También se llevó a cabo una reorganización del Centro Municipal de Acogida Social (CMAS) para evitar la concentración de personas y el riesgo ante eventuales contagios. Para ello se redujo el número de personas acogidas con la reubicación de familias con niños y niñas (17 personas) que ahora están en otros recursos del departamento. Además, 10 personas del DAI fueron trasladadas al Frontón de Lakua.

Servicios de alojamiento de personas mayores. Desde el principio se ha hecho seguimiento de los protocolos y recomendaciones específicas para centros sociosanitarios emitidas tanto por el ministerio, como por el departamento de Salud y Osakidetza, y se han ido elaborando y actualizando protocolos y procedimientos que se aplican rigurosamente en la residencia San Prudencio y en las viviendas comunitarias Aurora y Los Molinos.

Se ha reforzado el personal para disminuir la rotación y configurar equipos estables. Asimismo, se han reforzado la limpieza y desinfecciones especiales de los centros.

Ante la suspensión de las visitas, se ha dotado con 15 tablets y teléfonos a los centros para que las personas mayores puedan hacer videollamadas con sus familiares y se ha elaborado un protocolo de información y comunicación para que las familias puedan mantener una comunicación fluida y ordenada sobre la situación, estado de salud, etc. de sus familiares mayores.

En las ultimas fechas se ha puesto en funcionamiento un protocolo de acompañamiento al final de la vida que flexibiliza, sin restricción horaria, la estancia de familiares, debidamente protegidos, con la persona que está en esa situación.

Asimismo, desde la semana pasada se cuenta con el apoyo de Médicos Sin Fronteras para el asesoramiento en la organización y diseño de circuitos asistenciales, de apoyo y zonificación en el CIAM San Prudencio.

En relación a los apartamentos tutelados, se ha reforzado la atención y el apoyo a las personas residentes mediante la reorganización y recolocación del personal de los servicios de atención diurna de Beato Tomás de Zumárraga y Blas de Otero, cerrados el 14 de marzo.

De igual manera, se han acondicionado los apartamentos tutelados sin ocupar y equipados para poder dar acogida a posibles situaciones de urgencia social y vulnerabilidad en personas mayores de la ciudad.

El futuro

Por último, tras dar cuenta de las medidas puestas en marcha por su departamento, Jon Armentia ha incidido en el futuro y en la “reconstrucción”, para lo que ha pedido el apoyo del resto de grupos municipales. “Cuando nuestras residencias, nuestros servicios sociales, los hospitales y ambulatorios regresen su ritmo habitual, cuando superemos la primera urgencia sanitaria, tocará cerrar la herida que ahora se ha abierto. Tocará remendar y reactivar el tejido social, económico, cultural de nuestra ciudad porque la pandemia habrá dejado huella en todos los sectores. Hagámoslo unidos, nos irá mejor como ciudad y como sociedad”, ha concluido el concejal de Políticas Sociales, Personas Mayores e Infancia.