El complejo con Marruecos revela la profundidad de la crisis argelina

Artículos de opinión Internacional
Khairallah Khairallah

Por Khairallah Khairallah

Ha llegado el momento de acabar con esta falsificación de la historia, sobre todo porque los argelinos merecen un sistema mejor y recuperar la normalidad donde se puedan plantear los interrogantes sobre el motivo que hizo cautiva a Argelia de las rentas del petróleo y gas.

La campaña vulgar del régimen argelino contra Marruecos, su rey, reino y pueblo, no es más que una expresión flagrante de la profundidad de la crisis en la que vive este régimen. La crisis interna argelina, que hizo que el régimen perdiera los nervios, se puede resumir en la imposibilidad de realizar una reflexión con un mínimo de audacia que incluya una valoración objetiva de las causas que llevaron a Argelia al estado tan precario en el que se encontraba. A Argelia nunca le faltó lo que podría haberle convertido en un país exitoso desde su independencia en 1962. Desde el golpe militar de 1965, un golpe liderado por Houari Boumediene, se crearon todos los complejos que continúan a día de hoy, incluido el complejo marroquí.
Lo que puede beneficiar al régimen argelino es la propia reconciliación con Argelia y los argelinos primero, en lugar de seguir la política de escapar al extranjero para evitar lidiar con los problemas internos. La fuga al exterior refleja en gran medida y confirma la profundidad de la crisis en la que vive un régimen que hace tiempo que expiró. El régimen busca rehabilitarse, sin saber que esto es imposible. El régimen argelino se ha convertido en un comerciante en quiebra que busca en sus viejos cuadernos con la esperanza de encontrar en ellos lo que le permita recuperar el aliento. Esto explica por qué el exresponsable de Inteligencia Militar, el general Mohamed Meddin (Tawfiq), fue liberado de su prisión y permitió al general Khaled Nizar, exministro de Defensa, regresar de su exilio en España y detener todos los enjuiciamientos en su contra. Los dos pertenecen a otra época en la que responsabilizar al vecino marroquí por el fallo argelino era una salida a un sistema que creía que era posible tratar el cáncer con fármacos circulantes para los dolores de cabeza que no requerían receta médica.

Presidente de Argelia, Abdelmadjid Teboune .
Presidente de Argelia, Abdelmadjid Teboune.


De vez en cuando es necesario un poco de valor. Coraje significa decir que Argelia no tiene ningún problema con Marruecos. Todo lo que hay es una agresión argelina contra Marruecos fabricando una causa llamada Sáhara. Pues bien, Marruecos ha ganado la guerra militar y diplomática que Argelia le libra desde 1975, a través de una herramienta denominada “Frente Polisario». Marruecos ha obtenido el reconocimiento estadounidense del Sáhara marroquí. Tal reconocimiento es una dedicatoria a una realidad que fue expresada mejor por el difunto Rey Hassan II, quien una vez dijo: «No queremos que el mundo reconozca el carácter marroquí del Sáhara, porque estamos en nuestro Sáhara. Más bien, queremos el mundo para saber quiénes son los vecinos a los que Dios nos ha puesto al lado «.
Se suponía que el sistema argelino gozaría de un mínimo de deportividad en su trato con Marruecos, que supo dar grandes pasos en el campo del desarrollo o en el campo de la consagración de su integridad territorial. Todo lo que ha hecho el rey Mohammed VI hace 21 años ha tenido como objetivo mejorar la situación del ciudadano marroquí y hacerlo más apegado a su país. Quizás lo que más asusta al régimen argelino es la reapertura de las fronteras con Marruecos, que están cerradas desde 1994. ¿Por qué se teme eso a pesar de todos los llamados a la cooperación y el entendimiento de Mohammed VI? La razón es clara. La razón es el temor del régimen a que los ciudadanos argelinos puedan ver lo que se ha logrado en Marruecos, a pesar de su falta de riquezas naturales.

Frontera entre Marruecos y Argelia


Un regreso al pasado reciente es suficiente para asegurarse de que el pueblo argelino buscará el sistema de seguridad militar. El pueblo argelino detuvo la farsa, que fue la nominación del discapacitado Abdelaziz Bouteflika para un quinto mandato presidencial. Bouteflika se vio obligado a dimitir poco antes del final de su cuarto mandato. Quien impuso la dimisión fue el pueblo argelino tras un movimiento que se prolongó durante varios meses. Los militares cosecharon los frutos del derrocamiento de Bouteflika y lo emplearon a su favor después de que Ahmed Gaid Salah, jefe del Ejército en ese momento, desempeñara el papel requerido. Ha llegado el momento de poner fin a esta falsificación de la historia y los acontecimientos, sobre todo porque los argelinos merecen un sistema y un futuro mejor. Lo primero que merecen es que su país vuelva a ser un país normal, en el que se pueda preguntar por el motivo que hizo que Argelia estuviera cautiva de los ingresos del petróleo y el gas durante tantos años. ¿Por qué no se desarrolló su economía? ¿Por qué el fracaso de todas las «revoluciones» que emprendió el régimen?, desde la arabización a la agricultura, pasando por la industria pesada en la que invirtió miles de millones de dólares sin hacer ningún esfuerzo por saber dónde se gastaba lo que producían las fábricas argelinas.
Más que eso, el régimen impuso a los argelinos la arabización, lo que significa que su educación debe ser en árabe y los carteles deben estar en árabe. Los argelinos se olvidaron del francés y aprendieron árabe de la mano de los hermanos musulmanes y baazistas, semianalfabetos, importados por Argelia de Egipto, Siria e Irak …
Desde la independencia, el régimen argelino se ha centrado en muchas cosas, menos en el bienestar de los argelinos, que tienen derecho a preguntar dónde se ha ido el dinero del petróleo y el gas y por qué no se ha desarrollado ninguna otra riqueza, como el turismo o las industrias ligeras, por ejemplo.
Argelia intervino en todos los temas. Se levantaron grandes consignas del tipo del derecho a la libre autodeterminación de los pueblos. En lo que más intervino fue en el caso palestino, pero no les sirvió de nada a los palestinos, excepto por dar refugio al grupo terrorista de «Abu Nidal», un grupo que mató a los mejores diplomáticos palestinos, como Saeed Hamami, Ezz Al-Din Qalqur, Na`im Khadr y otros, lo que se consideró un éxito.
Argelia merece algo mejor que el sistema existente, especialmente porque la mejor riqueza en la que no ha invertido es la riqueza humana. La batalla de Argelia es dentro de Argelia, no con Marruecos, que fue el primero en ayudar a Argelia y trató de apoyar la estabilidad en Argelia, con todo tipo de ayudas, al estallar el levantamiento popular en octubre de 1988 durante la era de Chadli Bendjedid.
Una vez más, es hora de que el régimen argelino se deshaga del complejo marroquí. La hostilidad hacia Marruecos no le ayudará en nada. Esta hostilidad revela cuán profundamente arraigado está Marruecos en algunas almas argelinas. Si tomamos la historia de la relación entre los dos países, durante la Guerra de Independencia argelina, ya que Abdelaziz Bouteflika y otros eran de los alrededores de Boumediene en Oujda, Marruecos, la lógica dicta el establecimiento de las mejores relaciones entre los dos países. El apoyo de Marruecos a los argelinos durante la Guerra de Independencia debe suponer que Argelia se regocije por la consagración del Sáhara marroquí, en lugar de que el régimen desate los ataques más atroces que solo son dignos de un hijo de la calle que perdió los estribos.