El comentarista, conferenciante y periodista Leontxo García, entrevistado

Entrevista

Por Ricardo Campos Urbaneja

En esta ocasión tengo el enorme placer de entrevistar a un amigo entrañable y encantador, que supo difundir de tal manera el ajedrez a través de las ondas para Radio Nacional y la Cadena Ser, que incluso los menos entendidos y quienes desconocen los entresijos de tan increíble juego-deporte-ciencia y arte terminaron aprendiendo algo sin ver un tablero; y han sentido la enorme curiosidad de saber más sobre las maravillas de lo que se esconde entre sus 64 casillas y sus 32 piezas. Les estoy hablando del irunés Leontxo García, que es conferenciante, presentador, comentarista y periodista especializado en ajedrez; es fácil entenderlo si sabemos que consiguió la titulación de Maestro FIDE de Ajedrez hará 38 años, cuando contaba con veinticinco años.

    Actualmente tiene una edición digital (La Pasión del Ajedrez) con miles de seguidores entre los que me incluyo, y dentro de ella la colección de videos El Rincón de los Inmortales, para el portal de El País. En ella analiza las innumerables partidas que se han jugado a lo largo de la historia, sin mirar nombres o apellidos, ni si fueron Campeones del Mundo o no, buscando exclusivamente la belleza que se esconde dentro de cada partida disputada a lo largo de los tiempos. Una página muy recomendable para todo aquel que ame y le apasione este noble y mágico juego.

    El pasado noviembre estuvo en Londres como periodista de El País, para escribir sus crónicas sobre el enfrentamiento por el título de Campeón de Mundo de Ajedrez en Londres, entre el vigente campeón, el Noruego Magnus Carlsen y el aspirante, el ítalo-americano Fabiano Caruana, y en los cinco meses siguientes ha dado conferencias en varios países, desde Argentina a China. Como pueden descubrir, es un hombre que donde le lleve el ajedrez allí estará él, viajando para retransmitir, difundir y hacerlo más accesible, especialmente en su faceta pedagógica.

    Sin más, nos adentramos en la entrevista dado que cada segundo que pasa, sus obligaciones y su cerebro prodigioso le habrán obligado a moverse dentro de otra casilla de nuestro planeta, lleno de combinaciones matemáticas, donde no quisiera que perdiese el punto entero.

Leontxo García 2

    Lo primero que quiero decirte Leontxo, es ¡muchas gracias! por concederme esta entrevista, siendo tan apretada tu agenda, y lo difícil que es conseguir encontrarte relajado sin tareas que desempeñar. Empezaste siendo jugador de ajedrez en el antiguo Club de La Salle de Irún, pero has terminado siendo unos de los periodistas y conferenciantes más importantes del planeta, en todo lo vinculado con este noble juego lleno de fantasía. ¿Cómo te viste dejándolo para convertirte en el periodista, que ahora todos conocemos y admiramos?

    -Estaba a punto de ser Maestro Internacional (tenía ya dos normas de las tres necesarias) cuando descubrí que mi vocación por el periodismo era aún más fuerte que la de jugador. Y tuve la suerte de que justo en ese momento (1983) empezaba la enorme rivalidad entre Gari Kaspárov y Anatoli Kárpov, que luego fue la mayor en la historia de todos los deportes. Era tan atractiva para los medios de comunicación generalistas que pronto entré en El País, Radio Nacional y TVE. Y puedo decir sin exagerar que entre 1985 y 1990 estuve más días con Kárpov y Kaspárov alrededor del mundo que con mi familia en casa.

    A lo largo de toda esa trayectoria, has alcanzado cimas impensables para muchos de nosotros, trabajando para Deiala Agencia France Pressela Agencia EFELa Gaceta del Norte, El País (donde estás desde 1985), Radio Nacional, TVE y la Cadena SER, entre otros medios. Has seguido  retransmitiendo numerosos torneos y duelos por el título de Campeón del Mundo, pero los más memorables y por los que muchos españoles nos comenzamos a sentir atraídos por el ajedrez, fueron sin ninguna duda las de esos dos formidables jugadores y enemigos mortales sobre el tablero, Kaspárov-Kárpov o Kárpov-Kaspárov. Todos nos acordamos de aquel duelo en Sevilla 1987, que retransmitiste por TVE con un total de 50 programas diarios sobre el duelo. De aquel enfrentamiento y de esos otros que has tenido el placer de vivir in-situ, -de los que no tendría espacio suficiente para enumerarlos- que nos podrías contar para los que no sepan lo que se vive en esos escenarios donde la gloria y la derrota, están en una simple jugada que se puede omitir por mil causas no visibles, pero que sólo el jugador vivirá por siempre en su recuerdo.

    -Esos duelos eran mucho más que ajedrez, porque sus protagonistas simbolizaban dos maneras opuestas de entender la vida en el país más grande del mundo, la Unión Soviética, que se estaba cayendo a pedazos (se derrumbó del todo en 1991): la vieja guardia del comunismo (Kárpov) contra el espíritu renovador de Gorbachov (Kaspárov). Cientos de millones de personas (soviéticas y otros muchos países) seguían esas partidas como si de ellas dependiera el destino del mundo, o poco menos. Solo así puede entenderse que trece millones de españoles (según las estimaciones de audiencia de Ecotel) siguieran en directo la retransmisión que hicimos de la última partida de Sevilla 1987.

andoain-Leontxo Garcia presenta la ponencia: La práctica del ajedrez es el â?œmejor gimnasio para el cerebroâ?ù y ayuda en la prevenciÃ3n del alzheimer. - foto Jose Ignacio Unanue

    Has colaborado en muchos otros medios, como Radio Moscú, el diario argentino La Prensa, El Globo y dirigiste durante diez años la desaparecida revista Jaque, que era una de las más antiguas que teníamos en España, y con la que muchos grandes jugadores de la actualidad española se fueron forjando y aprendiendo. De todas esas aportaciones impresas, qué podrías decirnos y qué recuerdos se han quedado para siempre en tu memoria.

    -Antes de colaborar con Radio Moscú tuve que pasar un minucioso examen ideológico por parte de un agente secreto del KGB. Ser director y socio de Jaque fue agridulce: enorme satisfacción de la gran calidad que conseguimos, trabajando muy duro durante años con un equipo formidable; y frustración porque demasiados aficionados al ajedrez leían la revista sin suscribirse, lo que nos ocasionó cuantiosas deudas que tardamos muchos años en pagar.

    Presentaste y codirigiste en TVE un programa que tuvo una duración de 39 entregas, titulado En Jaque, del cual tengo dos, el dedicado a Bobby Fischer y el otro de Anatoly Kárpov. De esa experiencia donde hiciste grandes amistades, entre ellas nada menos que la de Garry Kaspárov que estuvo de invitado en alguno de ellos y con el que produjiste una colección de 64 fascículos y 25 vídeos, con la Editorial Salvat titulado La pasión del ajedrez.  Me invita a preguntarte lo siguiente, cómo va aquel proyecto del que me hablaste a primeros de año con la Editorial Santillana sobre libros pensados para la enseñanza del ajedrez en las escuelas, para el que contabas con importantísimos colaboradores expertos.

    -La obra se publicará en mayo, y esta vez intuyo que el regusto final será muy dulce y nada agrio. He dirigido durante dos años un equipo de seis compañeros magníficos en ajedrez educativo, de primera fila mundial. Y aunque la dureza del trabajo ha llegado al límite de lo soportable, estamos convencidos de que marcará un antes y un después sobre cómo se debe emplear el ajedrez como herramienta pedagógica en horario lectivo.

    Aparte del ajedrez, como buen irunés orgulloso de su tierra. Se que eres un gran amante del Balonmano, y de ese club irunés que es el Bidasoa. Que actualmente nos está dando nuevas alegrías y, que en el pasado nos hizo ser el centro de Europa y del país.  Has llegado a cubrir varios Campeonatos del Mundo de Europa para El País, Radio Nacional y la Agencia Colpisa. Estás siguiendo en la actualidad la formidable liga que nos están ofreciendo, y cómo lo estás viviendo desde la lejanía.

    -Normalmente duermo fuera de casa la mitad de los días del año. Y en los últimos siete meses ese porcentaje ha aumentado al 80%. Aunque me siento un privilegiado, entre las servidumbres y frustraciones que causa ese tipo de vida está que apenas puedo seguir el balonmano, aunque procuro mantenerme al día. Hace poco vi un partido del Bidasoa, y me pareció que el club ha hecho un trabajo de gran mérito con el presupuesto que tiene. Por desgracia, la crisis económica fue terrible para la Liga Asobal; cuando trabajé como periodista especializado me harté de sugerir que el balonmano español tenía, en general, una mentalidad muy anticuada, que requería un cambio radical y urgente, pero casi nadie me hizo caso.

Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas

    Hablando del Balonmano, que nadie pone en duda de que sea un deporte en todo el sentido de la palabra. Siempre tenemos en la calle el típico comentario de que el ajedrez no es un deporte, dado que se realiza sentado y no ven en él, un esfuerzo físico visual evidente. Al igual que tú, somos meros jugadores aficionados que hemos competido y que incluso a nuestros diferentes niveles, el espíritu de competición es latente en cada partida buscando un objetivo, pero que para alcanzarlo previamente ha existido una preparación, unas horas de estudio e incluso el no tener un físico idóneo puede conllevar un bajo rendimiento en partidas que se alargan más de la cuenta. Para aquéllos que lean la entrevista y sean de esa opinión, podrías decirles los fundamentos por los que el C.O.I. terminó reconociendo al ajedrez como un deporte, a diferencia de otros juegos de mesa que no han alcanzado el status del juego rey por excelencia.

    -Uno de mis numerosos privilegios es que Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), me pidió en 1998 que fuera a su despacho en Lausana para consultarme la petición de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ser miembro del COI. Pero fui yo quien aprendió de él: me dijo que en los archivos del COI no había un solo documento oficial que describiera lo que es deporte, que el ajedrez era el deporte mental por excelencia, que tenía federación propia en casi todos los países del COI y que era perfecto para que el COI cumpliera el lema Mente sana en cuerpo sano. Su propuesta fue aprobada por unanimidad en la siguiente Asamblea General del COI, en 1999. A los argumentos de Samaranch, añado otro, muy pragmático: en los países donde el ajedrez no es reconocido como deporte, no saben qué hacer con él; por ejemplo, en qué sección de los periódicos debe ir, si está organizado como un deporte. Y una última reflexión: ¿Messi jugaría igual de bien al fútbol si le cambiáramos el cerebro? Cuando hablamos de deportes “físicos”, olvidamos que el cerebro también es físico.

    Tienes la titulación de Monitor de Ajedrez del Gobierno Vasco desde hace 34 años, con una enorme experiencia impartiendo clases de ajedrez a los niños, e incluso en postgrado a maestros de escuela. En la actualidad eres un trabajador infatigable y propagandista excepcional, impulsando la enseñanza de este juego tanto a niños dentro de las escuelas por su grandeza pedagógica, como a los mismos adultos, tal y como siempre dices allí donde vas: <<El ejercicio regular del ajedrez mejora el envejecimiento cerebral e incluso podría ser útil para prevenir el alzhéimer y otras demencias seniles>>. Cómo ves a las instituciones políticas y ministeriales de los países que visitas y especialmente al nuestro, a la hora de poner medios y conseguir que finalmente el ajedrez se haga un hueco dentro de las asignaturas escolares y, actualmente tenemos suficiente gente preparada para impartirlas, o ese camino todavía nos llevará varios años.

    -Tras haber formado a más de 30.000 docentes en 28 países, tengo muy claro que el método correcto -porque es el que convence a los maestros y directores de colegios- es introducir el ajedrez en horario lectivo de manera transversal (Inteligencia Emocional) e interdisciplinar (Matemáticas, Lengua, Historia, Educación Física, Tecnología, Idioma Extranjero, etc.), sin quitar una hora a nadie, al menos en una primera fase. Los máximos beneficiados a medio plazo serían los monitores, porque si solo el 3% de ese 100% de niños alfabetizados en ajedrez se interesara en el ajedrez de competición, el número de inscritos en las clases de ajedrez extraescolar se dispararía, al igual que los socios de los clubes o de las fichas federativas. Es fundamental que el mundo del ajedrez deportivo entienda esto de una vez, en lugar de mirar como enemigos a quienes lo propugnamos. El Gobierno Vasco me defraudó mucho hace unos años, cuando primero aprobó mi propuesta, fijó incluso un plan y unas fechas, y luego canceló todo por razones totalmente ajenas a la educación y al ajedrez que no puedo desvelar. Dejando aparte el excepcional caso de Armenia, donde el ajedrez es más popular que el fútbol, España es hoy el país más avanzado del mundo en ajedrez educativo. Nueve Comunidades Autónomas (Cataluña, Canarias, Andalucía, Aragón, Galicia, Cantabria, Navarra, Baleares y Murcia) han introducido el ajedrez en horario lectivo; al menos en las cuatro primeras, con gran éxito. Me duele mucho que Euskadi no esté entre ellas, cuando se supone que está en la vanguardia de la educación innovadora.

    Siguiendo por la estela de la anterior pregunta, como quien realiza el siguiente movimiento dentro de una estrategia planificada, y de una serie de combinaciones ajedrecísticas. Podrías comentarnos para los que lo ignoren, cuáles son los enormes beneficios pedagógicos que la enseñanza de dicho juego milenario puede aportar en los alumnos de cara a las demás asignaturas e incluso en los aspectos de nuestras propias vidas.

    -En Infantil (2-5 años), por medio de tableros gigantes de suelo, música, baile, marionetas, etc., desarrolla valores y habilidades esenciales en esa etapa: seriación, clasificación, lateralidad, psicomotricidad, atención, memoria, concentración, geometría elemental, respeto por las normas y el adversario, control del primer impulso, etc. En Primaria y Secundaria, la lista es inmensa (más de 30), pero yo destaco especialmente la autocrítica, la toma de decisiones razonada, el análisis objetivo y, sobre todo, el pensamiento flexible rápido, que ya es una de las cualidades más valiosas en un mundo que cambia cada día a un ritmo vertiginoso.

    Sobre el ejercicio mental que proporciona el ajedrez, he visto alguna conferencia tuya que trata sobre las tantas maravillas que nos ofrece este juego. Especialmente en la ayuda a prevenir o reducir los efectos del alzhéimer y la demencia senil en las personas mayores, qué puedes decirnos para aquellas personas que lean estas líneas, de cara a que comiencen a interesarse por la práctica de este juego, o en su defecto que ejerciten su cerebro en otras actividades artísticas o culturales, que puedan ayudarles de cara a la madurez o vejez y reforzar sus capacidades cognitivas.

    -Nuestros abuelos ya tenían claro que el ejercicio físico es imprescindible para mantener una buena salud. Ahora debemos asumir que el ejercicio mental también lo es cuando tenemos una de las esperanzas de vida más altas del mundo. Por crudo que parezca, creo que si voy a llegar a viejo con demencia senil, y más aún si es Alzheimer, prefiero morirme antes. Hay estudios científicos que señalan claramente al ajedrez como el mejor gimnasio mental.

    En tu maravilloso libro que tuve el placer de leer, y con el que disfruté mucho. Que se titula Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas. Hay un momento en el que hablas de tu encuentro con aquella leyenda emblemática y misteriosa, que fue el genial Bobby Fischer, que consiguió gracias a sus excentricidades y exigencias, elevar el ajedrez a la cima, consiguiendo que un Campeón del Mundo de Ajedrez tuviese el mismo reconocimiento mediático, que una estrella del Balompié, el Baloncesto y otras disciplinas deportivas. De aquellos encuentros con el astro Norteamericano, que terminó exiliándose tras aquel duelo con Boris Spassky en el año 92 en la antigua Yugoslavia, y que posteriormente el gobierno de George Bush (hijo) le declaró traidor y enemigo del país, poniéndosele en busca y captura tras las desafortunadas declaraciones que hizo tras los atentados de Nueva York en aquel fatídico 11-S del 2001,  acabando sus días como ciudadano Islandés, a la edad de 64 años, -como el número de casillas de un tablero- qué nos podrías contar para aquellos que no hayan adquirido todavía tu libro, de lo que se podrán encontrar en él y, cómo fueron esos instante vividos ante aquel hombre que forma parte de la historia de nuestro amado juego, y al que le debemos mucho por lo que ayudó a poner al ajedrez en primera plana y, por sus contribuciones como el incremento de tiempo y el sistema 960.

    -Creo, modestia aparte, que mi libro es una demostración clara de la enorme riqueza del ajedrez, no solo como juego sino lo que podemos llamar la cultura del ajedrez. En este caso, por sus conexiones apasionantes con diversas ramas de la ciencia: informática, pedagogía, psicología, psiquiatría, neurología y medicina en general. En cuanto a Fischer, yo le debo mucho porque estoy entre los millones de personas que se engancharon al ajedrez en 1972, durante su duelo con Spassky. Además, me trató muy bien durante nuestros tres encuentros secretos. Pero también es un ejemplo cristalino de lo que no se debe hacer con un niño o niña con enorme talento: permitir que se obsesione con el ajedrez y no se forme equilibradamente como persona. Fischer tenía un cociente intelectual superior al de Einstein, pero era un enfermo mental que sufrió mucho durante gran parte de su vida.

Recientemente has estado retransmitiendo y escribiendo en tus crónicas para El País, el reciente duelo entre Magnus Carlsen y Fabiano Caruana, en el que se produjo un resultado de doce partidas, doce tablas a ritmo lento, teniéndose que llegar a las rápidas para decidirse el Campeón, donde revalido título el noruego con un contundente 3/0. Eso me lleva a preguntarte, cómo se podría curar el mal de las tablas, qué medidas se deberían aplicar para impedir que muchas sean sin apenas lucha, dado el alto nivel de preparación que tienen los Grandes Maestros de la actualidad y de lo mucho que se conocen.

    -La mejor propuesta de las que conozco es la del octacampeón de España Miguel Illescas: toda partida que termine en tablas será seguida inmediatamente de otra con los colores cambiados y el tiempo restante en ambos relojes; y así, hasta que -como ocurre en el tenis- al final de cada jornada haya un ganador y un perdedor, aunque las partidas en tablas se contabilicen como tales para los puntos Elo.

    Muchas de mis lectoras se estarán preguntando, cómo es que no existen más jugadoras dentro de la elite mundial. En la historia reciente  hemos disfrutado con la Húngara Judit Polgár, que es la mejor jugadora que ha dado la historia reciente,  siendo ganadora de miles de torneos y de muchas medallas, estando durante un tiempo largo en el TOP del ranking FIDE, siendo la única mujer de la historia que ha estado entre los diez primeros, que tiene otras dos hermanas que son grandes jugadoras llamadas Zsuzsa y Zsófia, y que formaron un triplete histórico en este deporte, siendo convocadas con la selección femenina de Hungría, para la que consiguieron enormes éxitos y títulos. Actualmente tenemos a la China Hou-Yifan que ha sido Campeona del Mundo femenino, ha competido en algunos cerrados con los mejor de la elite y es la única mujer entre los cien primeros. En el pasado ha habido otras grandes jugadoras como Vera Menchik, Nona Gaprindashvili y Maia Chiburdanidze. Podrías darnos tu opinión, sobre cuáles son las circunstancias por las que no vemos a más jugadoras codeándose con los hombres en los prestigiosos torneos cerrados que existen en la actualidad.

    -Sobre este asunto doy conferencias enteras, pero se puede resumir en una sola palabra: educación. En la mayoría de los países del mundo, el ajedrez tiene una etiqueta de masculinidad; es casi tan raro regalar una muñeca a un niño como un juego de ajedrez a una niña. Esa mentalidad absurda y machista es lo que se debe cambiar urgentemente.

    Recientemente hemos tenido un gran revuelo informático y tecnológico en el mundo, con la aparición de AlphaZero y su tremenda victoria contra StockFish, considerado como el mejor programa de ajedrez del mundo. Ahora ha aparecido Leela, que en cierto modo es la pariente menor de AlphaZero, pero que a cada segundo que pasa su juego es mejor y más terrible. Qué nos puedes decir de estos programas y de su repercusión para el futuro de la humanidad, dado que de ellos seguro que las grandes potencias informáticas sacarán conclusiones para seguir progresando y evolucionando en el campo de la Inteligencia Artificial.

    -Si hablamos solo de ajedrez, incluso si las computadoras cuánticas logran jugarlo perfectamente, serán siempre los humanos quienes creen la mayoría de las partidas bellas, porque la belleza en ajedrez es hija del error; es muy difícil crearla cuando el juego se acerca a la perfección. Pero lo realmente importante es que, como ya ocurrió hace veinte años con Deep Blue, los éxitos de la informática aplicada al ajedrez luego sean muy útiles en otros campos, como la lucha contra el cáncer, por ejemplo.

Por cierto, antes de terminar me acuerdo que estabas elaborando un libro biográfico sobre el vigente Campeón del Mundo, Magnus Carlsen. Ese proyecto periodístico y literario, cómo se encuentra y se verá en breve publicado. Pues seguro que existen muchos interesados en tenerlo entre sus manos para disfrutar de sus páginas.

    -Otra de las servidumbres de la vida de locos que llevo es que no tengo tiempo para escribir libros. Ese va por la mitad, y confío en hallar tiempo para terminarlo este año. Y tengo al menos tres más en la cabeza, pero convertirlos en realidad implica cambiar de vida, y ahora mismo no parece que eso vaya a ocurrir.

    Para terminar dado que cuando se te ve, en vez de preguntarte dónde has estado, deberíamos preguntarte que país no has visitado, dado que terminaríamos antes. Existe alguna pregunta que te hubiera gustado responder, y que no te he llegado a realizar.

    -Quiero destacar la necesidad imperiosa de que la inmensa mayoría de los ajedrecistas cambien su actitud, no miren solo hacia dentro de la maravillosa pasión que compartimos, sino también hacia fuera, y que se pregunten cómo podemos atraer a más gente hacia el ajedrez. Me sobran dedos en las manos para señalar las federaciones (de las 190 inscritas en la FIDE) en cuya directiva hay al menos una persona cualificada para encargarse de cosas tan esenciales como imagen, comunicación, mercadotecnia, relaciones con potenciales patrocinadores, prensa, directores de colegios, autoridades, etc. El mundo del ajedrez tiende a la endogamia, y eso es malo. Sobre todo, cuando podemos afirmar rotundamente que el ajedrez puede contribuir a una educación innovadora de calidad y a un mundo mejor.

    Sin más, quiero darte las gracias por tu amabilidad y dedicación, a la hora de responder a todas estas preguntas. Espero que esta entrevista te haya resultado interesante y de tu agrado, pues siempre es un placer hablar de nuestra pasión por tan maravilloso juego-deporte-ciencia y arte. Quiero desearte un año 2019 lleno de éxitos y de nuevos logros periodísticos, donde seguiremos tus batallas diarias dentro de esas líneas fabulosas, que escribes para El País, con tus crónicas y con El rincón de los inmortales, que hace felices a muchos aficionados.

    Para concluir espero que no tengas inconveniente en responder a unas pocas preguntas tipo test, que ayudarán a conocer un poco mejor a Leontxo García, un hombre al que le conocen en millones de rincones del planeta, si de ajedrez se trata, sea como periodista, conferenciante y divulgador de las virtudes que tiene en el campo pedagógico, para retrasar o prevenir el alzhéimer  o la demencia senil, en las personas algo mayores.

    ¡Un abrazo Leontxo! Nos seguiremos viendo en este tablero de la vida, donde veo que has realizado un nuevo movimiento, donde veo un jaque a la descubierta a la ignorancia en pos del conocimiento que da la riqueza del ajedrez, dentro de la educación escolar.

      PREGUNTAS TIPO TEST:

    ¿Un personaje histórico? Nelson Mandela.

    ¿Una época? El futuro.

    ¿Un pintor? Vincent Van Gogh.

    ¿Un escultor? No entiendo de escultura.

    ¿Un escritor? Julio Verne.

    ¿Un poeta? No entiendo de poesía.

    ¿Un libro? Las Benévolas, de Jonathan Littell.

    ¿Una película? Barry Lyndon, de Stanley Kubrick.

    ¿Un director de cine, teatro o televisión? Stanley Kubrick.

    ¿Un actor? Humphrey Bogart.

    ¿Una actriz? Elizabeth Taylor.

    ¿Un compositor? Antonio Vivaldi.

    ¿Un cantante? María Callas.

    ¿Un músico? Paco de Lucía.

    ¿Una flor? Las Petunias.

    ¿Un animal? El Gato.

    ¿Una estación del año? El otoño.

    ¿Un lugar donde residir? Donostia.

    ¿Un lugar que te gustaría visitar antes de morir? Recorrer el río Congo.

    ¿Un color? El Azul.

    ¿Un jugador de ajedrez? Rashid Niezhmetdínov.

    ¿Un campeón del mundo? Garry Kaspárov.

    ¿Un match por el título? Kaspárov-Kárpov, Sevilla 87.