Eibar, la Ertzaintza detiene a un presunto maltratador que tenía pendientes varias requisitorias judiciales

Euskadi Vitoria-Gasteiz
Agentes de la Etzaintza detuvieron en la tarde de ayer, miércoles, en la localidad de Eibar a un varón de 43 años que tenía pendientes varias requisitorias judiciales para su ingreso en prisión y que había sido denunciado por un caso de violencia de género continuado por su expareja sentimental.
En la mañana de ayer, miércoles, se personó en las dependencias de la Ertzainetxea de Eibar una mujer para denunciar un caso de violencia de género continuado sufrida en su persona y consistente en agresiones, amenazas y maltrato psicológico por parte de su expareja. La victima manifestó que había mantenido una relación sentimental de varios años con el presunto maltratador y que durante el tiempo de convivencia con su expareja había sufrido un maltrato físico como psicológico continuado. La mujer expuso que nunca había acudido a un hospital ni tampoco había denunciado los hechos por miedo a su pareja ya que le consideraba una persona peligrosa con un pasado en prisión.La Ertzaintza comprobó toda la información aportada por la víctima constatando que el presunto agresor, con un amplio historial delictivo, había estado ingresado en prisión con anterioridad y, asimismo, confirmó que el varón tenía pendientes dos requisitorias judiciales que requerían su detención e ingreso en prisión.Teniendo en cuenta lo relatado, se puso en marcha el protocolo de actuación con las medidas de protección que presta la Ertzaintza en este tipo de casos, que varían en función del riesgo y de las circunstancias concretas de cada víctima de violencia de género. De  esta forma en la tarde de ayer,  los agentes de la comisaría de Eibar acompañaron de forma preventiva a la mujer hasta su domicilio por el riesgo especial asociado a la víctima.Los agentes encargados del acompañamiento localizaron en las inmediaciones del domicilio de la víctima al presunto agresor y expareja sentimental de la mujer. Los agentes identificaron el citado varón, de 43 años y con un amplio historial delictivo, y comprobaron que tenía pendientes dos requisitorias judiciales que requerían su detención e ingreso en prisión por lo que procedieron a su arresto. Asimismo, la Ertzaintza ha abierto diligencias contra el acusado en calidad de investigado por un presunto delito de violencia de género. El arrestado fue trasladado a dependencias de la Ertzainetxea de Eibar hasta finalizar con las diligencias correspondientes para su puesta a disposición judicial.