EH Bildu reclama la revisión del protocolo interno municipal frente al acoso laboral

Vitoria-Gasteiz

Tanto por los sucesos ocurridos en la perrera como por los recientemente conocidos en Ataria, EH Bildu reclama la revisión del protocolo y la comparecencia de los responsables políticos de las áreas de igualdad y recursos humanos. 

EH Bildu ha denunciado que tras dos gravísimos sucesos ocurridos en espacios de competencia municipal ha quedado en evidencia que ha fallado el protocolo para la prevención y actuación frente al acoso laboral, sexual, sexista o por razón de sexo y el acoso por orientación sexual o identidad y expresión de género en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. Por ello, EH Bildu ha reclamado la revisión del mencionado protocolo y su aplicación. “Algo está fallando: el protocolo tal cual está redactado no es suficiente, o no se está aplicando como se debería aplicar. O el protocolo falla, o falla su aplicación. En ambos casos el resultado es el mismo: el ayuntamiento ha fallado a mujeres que han sufrido casos de acoso o agresiones en sus centros de trabajo”, ha señalado la concejala de EH Bildu Amancay Villalba. 

Asimismo, Villalba ha asegurado que EH Bildu solicitará la comparecencia de la concejala responsable de igualdad y del concejal responsable de recursos humanos, “para conocer qué es lo que ha fallado, para pedir que se depuren y asuman responsabilidades y para identificar cuales son las medidas que deberíamos adoptar para que esto no suceda”. 

En los últimos meses, se han conocido dos sucesos gravisimos que han motivado, más aún, esta reclamación. Por una parte, hace ya medio año salió a la luz la denuncia interpuesta por varias voluntarias del CPA contra un trabajador de dicho espacio. “en aquel momento el ayuntamiento no creyó a las mujeres denunciantes y no actuó, portanto, desde el inicio. Esto es inadmisible”, ha asegurado la concejala de EH Bildu Iratxe Lopez de Aberasturi. 

Pero además, ayer mismo, se hacía público que otra mujer, trabajadora en Ataria, espacio gestionado por el CEA, y perteneciente, por tanto, al Ayuntamiento, había denunciado acoso por razón de sexo, además de desprotección de la salud. “Sin embargo, el Ayuntamiento volvía a mirar hacia otro lado, volvía a no creer a esta mujer y ni siquiera ponía en marcha el protocolo de acoso. Y por eso estamos hoy aquí, para decir que nosotras si que creemos a las mujeres y que queremos poner las herramientas necesarias para que estos casos no se repitan”, ha señalado Lopez de Aberasturi.