EH Bildu pide a Urtaran que rectifique y acuerde una ordenanza con medidas complementarias e inversiónes que garanticen una movilidad segura para toda la ciudadanía

Vitoria-Gasteiz

Felix Gonzalez: “La propuesta de ordenanza del gobierno asocia la seguridad, exclusivamente, a la desaparición de la bicicleta de las zonas peatonales. Desde EH Bildu apostamos por una movilidad segura, sí, pero para todas y todos”. 

EH Bildu ha remarcado la necesidad de que Gasteiz cuente con una ordenanza basada en la movilidad sostenible, saludable y segura. Por todo ello, EH Bildu ha presentado más de medio centenar de enmiendas parciales y una a la totalidad. “Apostamos por una movilidad segura, sí, pero para todas y todos. Y creemos también de forma decidida en impulsar una movilidad saludable y sostenible. Esta ordenanza, como está planteada, y sin ninguna medida complementaria, pone en riesgo muchos de los avances realizados en este ámbito por toda la ciudadanía. No es asumible”, ha señalado el portavoz de EH Bildu en Gasteiz Felix Gonzalez.  

Hace ya varias semanas EH Bildu puso sobre la mesa la necesidad de acompañar la nueva ordenanza de movilidad de una serie de medidas complementarias para aumentar la inversión en infraestructuras ciclistas, la puesta en marcha de la ‘Ciudad 30’, o la necesidad de implantar más elementos de seguridad para personas peatonas y ciclistas. La ausencia de cualquier tipo de respuesta por parte del gobierno municipal a dichas propuestas tiene como consecuencia la presentación de una enmienda a la totalidad por parte de EH Bildu. “Urtaran ha optado por la vía unilateral con esta ordenanza. Nos gustaría un texto de consenso acompañado de acciones que garanticen una transición segura. En su mano esta rectificar y buscar acuerdos en beneficio de la movilidad de toda la ciudadanía”, ha remarcado Gonzalez. 

Para EH Bildu la seguridad en materia de movilidad cobra especial relevancia en el binomio peatón-ciclista. Y es que, “cada medio de transporte debe disponer de su espacio propio, diferenciado y segregado, desde un punto de vista de seguridad. Sin embargo, la propuesta de ordenanza del gobierno asocia la seguridad, sólo, a la desaparición de la bicicleta de las zonas peatonales”, asegura Gonzalez. Así, EH Bildu considera que la nueva ordenanza manda a la bicicleta a la calzada pero, sin que la calzada esté preparada para acogerla con la suficiente seguridad. 

Como no puede ser de otra manera, esta serie de medidas deben ir acompañadas de inversiones en infraestructuras ciclistas, tal y como viene reclamando EH Bildu durante toda la legislatura. Y es que, la concejala de la formación Amancay Villalba ha denunciado que en el presupuesto de 2021 no se ha destinado más que una partida de 150.000€ para infraestructuras ciclistas, lo cual es del todo insuficiente para sustentar el cambio que se pretende promover. “Si se analizan las inversiones previstas y realizadas en materia de infraestructura ciclista durante los últimos cinco años la conclusión es la misma: nunca ha sido una prioridad el preparar de verdad Gasteiz para un cambio del calado que plantea la ordenanza”, ha señalado Villalba. 

EH Bildu considera que a la insuficiente inversión en infraestructuras ciclistas, se le suma que no se hayan tomado medidas de calmado de tráfico que permita a la bicicleta circular por la calzada de forma segura. Desde EH Bildu se ha defendido en múltiples ocasiones que Gasteiz se convierta en ‘Ciudad 30’ porque supondría un calmado de tráfico completo que haría de las calzadas espacios más asequibles y disminuiría la vulnerabilidad de la bicicleta en las mismas. Pero no sólo no se calma el tráfico sino que la propuesta plantea medidas absolutamente contraproducentes, como que la bicicleta haga de elemento pacificador del tráfico. “No creemos que el elemento más vulnerable de la calzada deba de ser el elemento pacificador, sino que se tiene que pacificar previamente la calzada para asegurar que la bicicleta pueda circular de manera segura por ella”, ha apuntado Villalba. 

Según los datos que ofrece el observatorio ciclista, existe en nuestro municipio una brecha de género en el uso de la bicicleta desfavorable para las mujeres y que EH Bildu considera que hay que atajar con inmediatez. Para que este cambio se dé, se necesita trabajar sobre los elementos que desincentivan el uso de la bici en las mujeres y uno de ellos es la percepción de la seguridad, por ello no vamos a alimentar un cambio que no vaya en el sentido de mejorar no sólo la seguridad, sino la percepción de la seguridad en la calzada, para que las mujeres tengan las mismas oportunidades de ser ciclistas. Asimismo, y en el ámbito de la seguridad vial, EH Bildu ha reclamado que se suba la edad mínima para circular en bicicleta por la acera a los 16 años (frente a los 15 propuestos), en consonancia con la obligatoriedad de llevar casco hasta dicha edad.

Por último, a la falta de inversiones e infraestructuras ciclistas, la falta de seguridad en la calzada y la brecha de género, se le suma la preocupación de EH Bildu por la forma en la que se configuran las zonas peatonales. Existe una distancia entre las propuestas de espacios segregados que se emanan de esta ordenanza y la propuesta de convivencia y coexistencia de órdenes modales que emana de las supermanzanas. Hasta ahora las supermanzanas han sido el elemento estrella para la redistribución del espacio público, ya que están concebidas como un lugar de convivencia entre modalidades de transporte. Sin embargo, con esta propuesta de ordenanza se estrechan estas posibilidades de convivencia cuando se especifica que las bicicletas sólo podrán circular por vías ciclistas o por la calzada, lo que podría abrir una posible contradicción que debería analizarse. 

El compromiso de EH Bildu es impulsar una movilidad saludable, sostenible y segura para el municipio. Esta ordenanza hace hincapié en el último elemento, en el de la seguridad, pero solo desde el punto de vista de las personas peatonas. Se asocia, en exclusiva, el elemento de la seguridad a la desaparición de la bicicleta de las zonas peatonales. Esta decisión de asimilar la falta de seguridad exclusivamente con la situación de las aceras y zonas peatonales, deja en la ordenanza su mayor déficit: la falta de seguridad con la que la bicicleta, las personas ciclistas mayores o menores, afrontan su paso a la carretera. “De esta ordenanza no se emana una apuesta por la bicicleta como la que EH Bildu quiere impulsar. La bicicleta tiene y puede tener más presencia en la ciudad, no debería dar miedo utilizarla, no puede ser sólo un elemento para valientes” ha señalado el portavoz de EH Bildu Felix Gonzalez. 

Orden modal 

El Pacto ciudadano por la movilidad sostenible (2007) que ha servido como marco y hoja de ruta para reformular el sistema de movilidad y espacio público de Gasteiz, apuesta por un modelo de ciudad en el que los desplazamientos urbanos no supongan una amenaza para la salud, la calidad de vida, el medio ambiente urbano o el desarrollo de la economía local. Ese pacto es la base del Plan de Movilidad Sostenible y Espacio Público vigente que presenta una jerarquía modal en la que se apuesta por la movilidad activa. Las personas peatonas son las protagonistas del orden modal, seguidas por la bicicleta, después por el transporte público y se relega al vehículo privado al último lugar. La presente ordenanza, sin embargo, pretende subvertir las

prioridades en el actual orden modal, priorizando al transporte público frente a la movilidad ciclista, saltándose de esta manera el acuerdo alcanzado Pacto ciudadano. 

La irrupción del coronavirus ha traído profundas reflexiones en múltiples ámbitos para la vida, también en el espacio público, llevando a una reflexión también sobre la redistribución del espacio público donde priorizar a ciclos y a personas peatonas. Esta formulación es compartida por EH Bildu que considera que la nueva ordenanza debería mantener el orden modal vigente, y no la jerarquía modal que vertebra la propuesta de ordenanza del gobierno.