EH Bildu denuncia el engaño del gobierno entorno a la tramitación de la licencia del pozo gas Armentia 2

Vitoria-Gasteiz

El gobierno municipal ha retrasado la tramitación de la denegación de la licencia, regalando a SHESA casi un mes más para preparar su respuesta y, además, sacando el tema de la licencia del debate presupuestario. 

EH Bildu ha denunciado la forma de proceder que ha seguido el Gobierno municipal con la solicitud de licencia de actividad para el sondeo exploratorio Armentia-2. El 22 de diciembre Urtaran y Oregi ofrecieron una rueda de prensa para anunciar que el informe jurídico-urbanístico relativo a la actividad clasificada de sondeo de Armentia-2 concluía que la actividad pretendida era incompatible con el planeamiento urbanístico vigente y que, en consecuencia, este informe proponía denegar la solicitud de licencia. 

Sin embargo, si bien el 22 de diciembre se recibe ese informe y se hizo el anuncio público de la denegación de la licencia, Oregi no firma el decreto para su denegación hasta el 9 de enero. Además, no es hasta el 13 de enero hasta cuando se envía la denegación de solicitud a SHESA, solicitante de la licencia. Y, segun ha podido comprobar EH Bildu, a fecha del pasado viernes, SHESA no había recibido la denegación de la licencia. 

“Es inadmisible la forma de proceder de este gobierno, porque no solo engaña a la oposición, sino a toda la ciudadanía. Urtaran regala casi un mes más de margen a SHESA para preparar la respuesta a la denegación y evita así que llegue la respuesta en mitad del debate presupuestario, respuesta que podría ser un obstaculo para alcanzar acuerdos”, ha denunciado la concejala de EH Bildu Amancay Villalba. 

Además, el pasado 12 de enero, en la comisión de Acción por el Clima, EH Bildu preguntó al gobierno por los trámites de la solicitud de la licencia, y específicamente se le preguntó por la fecha en la que se había enviado la denegación de la licencia. A esa pregunta el gobierno no respondió que la denegación de la licencia todavía no se había realizado.

Es decir, la solicitud de licencia llegó al ayuntamiento el 13 de octubre, y hasta el 13 de enero no se ha respondido denegándola. Tres meses han pasado. “Esta forma de actuar tan dilatada en el tiempo tiene un claro ganador: el PNV. SHESA sabe desde el 22 de diciembre que se le va a denegar la licencia. El solicitante de la licencia está teniendo bastante más tiempo de lo habitual para preparar la respuesta, porque el tiempo cuenta desde que se recibe la notificación”, ha señalado Villalba, quien ha reclamado al gobierno que, de una vez por todas, actúe con transparencia.