EH Bildu aspira a saldar una deuda histórica logrando que Miren Larrion sea la primera mujer alcaldesa de Gasteiz

Vitoria-Gasteiz

Larrion lamenta que «para algunos responsables políticos las mujeres no merecemos poder gobernar los principales centros de poder del país»

La candidata a alcalde de EH Bildu, Miren Larrion, ha comparecido hoy con numerosas candidatas mujeres de la coalición a las diferentes instituciones del herrialde: Gasteiz, ayuntamientos o Juntas Generales. Larrion aspira a ser la primer mujer alcaldesa de la ciudad, y ha asegurado que sería «un triunfo colectivo poder tener una mujer progresista y feminista como alcaldesa».

En opinión de la candidata, «va a ser el voto de las mujeres el que decante la balanza y pueda hacer que la nuestra sea la primera fuerza en Gasteiz». Larrion ha aplaudido el trabajo de las mujeres de EH Bildu que han tenido representación institucional durante la pasada legislatura, así como la voluntad de aquellas que han decidido ahora dar el paso y presentarse: «Lo hacemos desde el convencimiento de que podemos ayudas a mejorar la situación de todas las personas que viven en Gasteiz y en Araba, pueblo a pueblo».

La candidata a alcalde ha recordado el compromiso de EH Bildu desde sus inicios para que las mujeres puedan optar a los puestos de mayor responsabilidad institucional del país, algo que no sucede en todas las formaciones. «Desgraciadamente, todavía hay responsables políticos de algunos partidos en este país, todo hombres por supuesto, para los cuales las mujeres no merecemos tener la oportunidad de gobernar los principales centros del poder, y que, si estamos en disposición de hacerlo, lo hacemos sometidas a los designios de otros hombres», ha lamentado.

«Quienes aquí estamos hoy lo tenemos claro: estamos perfectamente preparadas para asumir todas las responsabilidades institucionales a las que nos presentamos, por mucho que les moleste», ha remarcado a continuación Larrion ha reivindicado los valores del modelo progresista y abierto que propone para Gasteiz, extensible al resto de Araba.

«Escucha entre diferentes, construcción colectiva, tejer complicidades y alianzas, honestidad y un nuevo modelo de liderazgo. Un liderazgo abierto a la escucha y que, a la vez, tiene claro hacia dónde quiere ir. Un liderazgo acogedor que ofrece certezas y altura de miras».