Dos guardias civiles salvan in extremis la vida de un bebé de 10 meses que no podía respirar

España

Agentes de la Guardia Civil salvaron la vida in extremis de un bebé de diez meses que tenía serias dificultades para respirar tras sufrir un atragantamiento en la Aldea del Rocío (Huelva). 

Los hechos tuvieron lugar el pasado viernes, sobre las 19.20 horas. Una pareja de guardia civiles, alertados por los gritos de una madre con un bebé en brazos, acudieron rápidamente en su ayuda. El pequeño presentaba signos de asfixia y estaba perdiendo la conciencia.

Sin tiempo que perder, los actuantes procedieron a practicarle con sumo cuidado la conocida  maniobra de Hemlinch, para tratar de desatascar las vías respiratorias que se encontraban obstruidas y permitir el paso de oxígeno.

En pocos minutos, el bebé volvería a recobrar a la normalidad y poner fin a una situación, sin duda muy agónica, que los agentes resolvieron gracias a sus conocimientos en primeros auxilios y a su enorme profesionalidad. Salvar vidas supone una gran satisfacción para cualquier policía, pero se acrecienta más si cabe cuando se trata de niños.

Maniobra de Hemlinch

La maniobra de Heimlich es una técnica de primeros auxilios muy eficaz en caso de obstrucción de las vías respiratorias por alimentos u otros objetos extraños. Consiste en abrazar a la víctima por detrás y realizar una fuerte compresión abdominal (o varias), justo debajo del esternón, hasta que el elemento indeseado sea expulsado por vía oral.