Dos guardias civiles recibidos a puñetazos, patadas y pisotones en Camariñas

España

Puñetazos, patadas y pisotontes. Así recibió un grupo de individuos a dos guardias civiles del puesto de Muxía, al tratar de detener a un varón que protagonizó diversos actos violentos contras las personas, durante la celebración de las fiestas de la Virxe do Monte de Camariñas. Los agentes resultaron heridos y se practicó una detención. 

Los hechos se trasladan a las 4.00 de la  madrugada del domingo, en el pequeño pueblo gallego de Camariñas. Los vecinos alertaron a la Guardia Civil debido a que un individuo se había subido al escenario durante una verbena, impidiendo a la orquesta seguir tocando, a la vez que amenazaba e increpaba a los asistentes.

La única patrulla de la Guardia Civil de la comarca, compuesta por dos agentes, se desplazó hasta el lugar, instando al joven R.J.S., de 19 años de edad, a desistir de su actitud. Al negarse de forma reiterada y tajante los guardias civiles tuvieron que reducirle, informa PolicíaH50

Tras caer al suelo, debido a la activa resistencia, numerosos jóvenes (amigos del violento alborotador) aprovecharon el estado de indefensión de los agentes para agredirlos por la espalda mediante pisotones, patadas y puñetazos. A pesar de todo, gracias al arrojo y decisión de los actuantes, conseguirían engrilletar al autor de los hechos e introducirlo en el coche patrulla.

Ni que decir queda que podrían haber sido linchados si no abandonan el lugar apresuradamente. De hecho no pudieron volver al destacamento, por temor a ser atacados allí por el grupo de violentos que les perseguía.

La patrulla de Guardia Civil más cercana se encontraba en Malpica, a una hora de allí. No tenían apoyo, situación que ocurre con demasiada frecuencia en lugares apartados como Camariñas.

Los agentes optaron por dirigirse al Hospital Virxe da Xunqueira, a 40 kilómetros de distancia, para ser tratados de sus heridas. Ahora mismo se encuentra de baja laboral debido a las mismas.  Uno por lesiones en las dos rodillas y en una muñeca; y el otro, con fuertes dolores en la espalda como consecuencia de una brutal patada recibida.

El detenido, por su parte, tras  pasar a disposición judicial, fue puesto en libertad ese mismo domingo,pudiéndosele  ver paseando por el pueblo sólo unas horas más tarde, impunidad que provocó el enfado e indignación entre los vecinos y por qué no decirlo, entre los miembros de las FFCCS.

Se da la circunstancia este mismo individuo acumula varias detenciones, entre ellas, el ataque producido precisamente al puesto de la Guardia Civil el pasado mes de octubre que se saldó con la rotura de varios ventanales. Llueve sobre mojado.