Desmantelada en Málaga una organización criminal especializada en el robo de vehículos de lujo que exportaban despiezados a países del este de Europa

España

Se les atribuyen más de medio centenar de robos en seis meses y un perjuicio económico de más de 3.000.000 de euros

La Policía Nacional ha logrado intervenir a los arrestados sofisticados medios técnicos con los que vulneraban los sistemas de seguridad de los vehículos

Los 14 investigados -con edades entre 17 y 55 años y de diversas nacionalidades- han sido arrestados como presuntos responsables de los delitos de pertenencia a organización criminal, robo con fuerza y falsedad documental

La organización disponía de un tráiler de cinco ejes con gran capacidad de carga para realizar los transportes trasnacionales de los vehículos despiezados y, en el caso de tener que pasar controles policiales o aduaneros, presentaban facturas falsas de diversos desguaces ajenos a los ilícitos

Intervenidos dos vehículos de alta gama y piezas de otras marcas de vehículos de lujo desguazadas y en perfecto estado, denunciados todos como sustraídos

En los registros practicados han sido también intervenidos seis depósitos de gasolina, 32 motores, 24 cajas de cambio, 29 centralitas, 16 puertas, 18 ruedas, seis baterías, seis radiadores, seis fundas de techo, dos techos cortados, 20 asientos de vehículos, cinco techos eléctricos, cristales frontales, pedales, focos, engranajes y herramientas para poder llevar a cabo los despieces, entre otros efectos

Agentes de la Policía Nacional, en el marco de la operación Módena contra el tráfico ilícito de vehículos desarrollada en la provincia de Málaga, han llevado a cabo un operativo policial en el que han resultado detenidas catorce personas, integrantes de una organización criminal especializada en el robo de vehículos de gama alta para después venderlos despiezados a países del este de Europa. A esta red se le atribuye su participación en, al menos, 56 delitos de robos en un periodo aproximado de seis meses. Sus integrantes sustraían los vehículos mediante el uso de sofisticados medios técnicos con los que vulneraban los sistemas de seguridad de los mismos para, posteriormente, ser desguazados y enviados a países de Europa del Este. Todos ellos serían presuntos responsables de los delitos de robo, pertenencia a organización criminal y falsedad documental y, según los investigadores, habrían causado un perjuicio económico de 3.250.000 euros

Inicio de la investigación 

La investigación se inició en el mes de marzo cuando los agentes detectaron un modus operandi similar en la ejecución de varios robos que hacía presumir una misma autoría. Tras diversas gestiones de investigación, los autores pudieron ser identificados plenamente y se constató que integraban una organización ya investigada en el año 2019 por hechos de la misma naturaleza.

Los cabecillas de la red disponían de sofisticados útiles para el robo, material que iba desde llaves vírgenes, duplicadores de mandos-llave -que importaban del extranjero-, así como inhibidores de frecuencias y teléfonos vía satélite destinados a dificultar la investigación policial que sobre ellos pudiera recaer. 

Una parte de la organización se dedicaba a la localización de los vehículos que, posteriormente, y siempre en horario nocturno, serían robados, generalmente, en vía pública.  Tras la sustracción eran llevados a “puntos de enfriamiento” para, días después, ser introducidos en alguna de las naves que la organización tenía alquiladas. Allí trabajaban “mecánicos profesionales” que desmontaban de forma meticulosa y ordenada los vehículos, bien con la intención de volver a ser montados en el país de destino, bien con la intención de vender las piezas del vehículo que eran clasificadas, etiquetadas y empaquetadas. 

Tras diversas gestiones, los policías constataron que, en su mayor parte, las sustracciones de vehículos eran perpetradas en la provincia de Málaga, fundamentalmente en las localidades de Marbella y Mijas.

Tras la judicialización de la investigación, los agentes determinaron que, tanto el destino de los coches desmontados como el de las piezas empaquetadas era la distribución a nivel internacional. En concreto, en una de las naves registradas se intervino un camión tráiler, de 5 ejes de grandes dimensiones y capacidad de carga, con matrícula ucraniana que albergaba en su interior una multitud de piezas de vehículos de alta gama ya embaladas y catalogadas, cuyo destino era Ucrania. La mercancía iba amparada en facturas falsificadas de distintos desguaces, con sede social en Málaga. En ese momento se procedió a la detención de los dos conductores del camión encargados de realizar el transporte trasnacional de las piezas.  

Fase de explotación

Durante los días 17 y 18 de junio se llevaron a cabo cuatro registros domiciliarios y 2 registros en las dos naves industriales, todos ellos autorizados judicialmente. Fruto de ellos se pudo determinar que una de las naves estaba especializada en el desmontaje de los vehículos de alta gama sustraídos, todos ellos de una marca concreta para, posteriormente, volver a montarlos en el país de destino. Así se intervino una libreta manuscrita con referencias de despiece de varios vehículos, que se correspondían con las marcadas en los embalajes de las piezas. 

El otro almacén ocultaba en su interior un taller clandestino, donde los “mecánicos especializados” llevaban a cabo el desguace de los coches y procedían a embalar las piezas que, posteriormente, venderían en el país de recepción. En este almacén la mayoría de las piezas que se identificaron correspondían con coches de otras marcas del segmento de lujo, interviniendo 26 motores. En ese mismo almacén los agentes también intervinieron dos vehículos en perfecto estado y un tercero que había comenzado a ser desguazado, todos ellos denunciados como sustraídos.

Los detenidos fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial, habiéndose decretado prisión preventiva para dos de ellos e ingresando también un tercero sobre el que pesaban dos órdenes de búsqueda e ingreso en prisión por otras causas; todos ellos, considerados “cabecillas” de la organización.