Desastre ambiental en Kamchatka, Rusia

Internacional
En estos momentos, un asesino invisible está invadiendo las aguas marinas de Kamchatka, en Rusia, transformando las playas en auténticos cementerios.

Miles de erizos y estrellas de mar, pulpos y otras especies han aparecido muertos en esta zona, las aguas están cubiertas de una espuma amarillenta y varios surfistas han sufrido síntomas de intoxicación que van desde visión borrosa hasta dolor de garganta, vómitos, debilidad o fiebre alta. La contaminación de este vertido de origen aún desconocido amenaza la zona de los volcanes de Kamchatka, declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Un equipo de Greenpeace en Rusia ya se ha desplazado a la zona y ha pedido al Gobierno una investigación exhaustiva de las causas, así como una evaluación de la escala del desastre y la limpieza inmediata de la zona.
Equipo de Greenpeace en Kamchatka, Rusia

Fueron los primeros en desplazarse a la zona para realizar las primeras investigaciones independientes e inmediatamente informaron de la emergencia a nivel global. Los primeros datos dados a conocer por las autoridades locales indican que el agua contenía un exceso de productos derivados del petróleo que multiplicaba por 4 los límites máximos permitidos y 2,5 veces más de fenol de lo permitido.

El equipo de expertos de Greenpeace lleva varios días allí, no sólo para denunciar este delito ambiental, sino sobre todo para descubrir las causas del desastre recolectando muestras de agua, sedimentos y animales marinos que han aparecido muertos para después analizarlos en el laboratorio.

Se han reunido con el gobernador de la región, que se ha comprometido a apoyar en la obtención de los datos necesarios para entender lo sucedido y evitar que la contaminación haga aún más daño a este paraíso natural en peligro.