Delgado entrega once declaraciones de reparación y reconocimiento personal a familiares de víctimas enterradas en el Valle de los Caídos

España

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha hecho entrega de estas declaraciones a los familiares de once represaliados de la Guerra Civil y la Dictadura, enterrados en el Valle de los Caídos. Es la primera ocasión en la que el Gobierno, a través del Ministerio de Justicia, ha tomado muestras de ADN de los familiares para certificar la identidad de las víctimas.

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha hecho entrega de las correspondientes declaraciones de reparación y reconocimiento personal a los familiares de once represaliados de la Guerra Civil y la Dictadura, enterrados en el Valle de los Caídos. Se trata de la primera ocasión en la que el Gobierno, a través del Ministerio de Justicia, ha tomado muestras de ADN de los familiares para certificar la identidad de las víctimas.

Esta actuación sienta un importante precedente, encaminado a la puesta en marcha de un banco nacional de muestras genéticas que permita la identificación de los miles de cadáveres de víctimas tanto de la Guerra Civil como de la etapa del franquismo. De esta forma se podrá respetar el derecho a un entierro digno que reclaman las familias, evitando la permanencia de sus restos en fosas comunes, la mayor de las cuales es el Valle de los Caídos o Cuelgamuros, donde yacen 33.833 personas.

Para la ministra de Justicia, que ha señalado este acto como uno de los más importantes y emotivos de toda su etapa al frente del departamento, estas declaraciones de reparación y reconocimiento personal sirven para recuperar la dignidad y memoria de aquellos que murieron por defender la democracia y a cambio sufrieron injusticias y agravios

Las familias de las personas distinguidas con la declaración de reparación y reconocimiento personal fueron recibidas el día 20 de noviembre de 2018 en el Palacio de la Moncloa, celebrando una reunión en la que se acordó la toma de muestras de ADN, que se hizo efectiva entre los meses de enero y febrero del presente año, en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, adscrito al Ministerio de Justicia. Posteriormente, el 26 de febrero, las familias pudieron acceder a los trabajos que se están realizando en el interior de la cripta del Valle de los Caídos.

Las personas enterradas en el Valle de los Caídos cuyos familiares han recibido hoy la declaración de reparación y reconocimiento personal son:

  • Los hermanos Manuel y Antonio Lapeña Altabás. El primero de ellos fue detenido en los días posteriores al levantamiento militar y fusilado sin juicio en el barranco de la Bartolina (Calatayud). El segundo desapareció el día 20 de octubre de 1936, siendo fusilado, igualmente sin juicio, el mismo día en la tapia del cementerio municipal de Calatayud y arrojados sus restos en una fosa común del mismo. Los restos de ambos fueron trasladados al Valle de los Caídos el día 8 de abril de 1959.
  • José Antonio Marco Viedma fue secuestrado en su domicilio de Calatayud el día 2 de septiembre de 1936 por agentes de policía, falangistas y guardias civiles. Posteriormente fue fusilado extrajudicialmente en la tapia del cementerio municipal de Calatayud y enterrado en una fosa común. Fue trasladado al Valle de los Caídos sin permiso de su familia.
  • José Cansado Lamata desapareció junto a su hermano, Antonio Cansado Lamata, el día 22 de septiembre de 1936. Con fecha de 30 de octubre del mismo año, ambos fueron trasladados hacia Zaragoza y, en el camino, fueron obligados a cavar su propia fosa, donde fueron enterrados formando el grupo conocido como «los 12 de Ateca».
  • Rafael Abril Avo, ferroviario natural de Alicante, fue detenido en septiembre de 1936 y permaneció preso en el Mercado de Abastos de Zaragoza hasta su ejecución el día 24 de septiembre de 1936.
  • Aquilino Baragaño Montes desapareció el día 22 de marzo de 1937, tras un combate en el que fue detenido por el ejército sublevado y conducido al hospital de Salas (Asturias), donde falleció el mismo día 22 de marzo de 1937, siendo enterrado en el cementerio de La Barrosa. Fue trasladado al Valle de los Caídos en julio de 1959.
  • Manuel Herrero Martínez fue detenido junto con otros diez vecinos de su pueblo, Torrijo de la Cañada (Zaragoza), el día 28 de octubre de 1936, siendo fusilado en Munébrega (Zaragoza). Enterrado en principio en una fosa común, fue trasladado durante el año 1959 al Valle de los Caídos.
  • Pedro Gil Calonge fue reclutado por el bando denominado nacional y destinado a Zaragoza. Falleció en el Hospital Militar de Zaragoza el 1 de junio de 1937 por una herida de bala recibida en el frente de Almudévar (Huesca). Sería trasladado en mayo de 1961 al Valle de los Caídos.
  • Juan González Moreno fue reclutado por el denominado frente nacional, herido en combate y fallecido en un hospital de Jerez de la Frontera el 1 de agosto de 1938. Sus restos serían trasladados al Valle de los Caídos el 25 de abril de 1964.
  • Antonio Arrizabalaga Ugarte, natural de Zumárraga (Guipúzcoa), falleció el 17 de noviembre de 1937. Aunque inicialmente fue enterrado en el cementerio de Torrero (Zaragoza), posteriormente sus restos se trasladaron en 1961 en el Valle de los Caídos, sin conocimiento ni autorización por parte de sus familiares.