Cuando la tierra habla el humano tiembla y se moja

Notas

El humano, esa especie que cree cambiar y no lo hace nunca. Que piensa en el mañana, sin resolver el hoy.
Tenemos un pasado que solo nos sirve de fachada, porque en el presente no nos importa, y sin embargo tenemos esperanzas en el futuro.
El humano esa especie que se cree superior a todo en la creación, invulnerable, invencible.
Pisoteamos la tierra sin medida, y cuando nacen corrientes para recordarnos que debemos cuidarla, se les mira como si fuesen extra…terrestres.


Y nos olvidamos…


Pero hay un hogar que no olvida jamás, nuestra tierra.


La que nos aguanta superiores por pisarla, la que avisa pero no amenaza.
Esa tierra que cuando emerge para recordarnos lo insignificantes que somos, esa tolerancia hacia nuestra especie devastadora, lo hace de forma abrupta, y ya no valen los razonamientos hacia ella.


Ella que lo escucha, padece, siente con cada desprecio. Ella indomable, dueña y señora de todo se hace valer.


Y no perdona nada ni a nadie.


Y entonces nos queda aferrarnos a la esperanza, porque ella Señora y dueña de todo, siempre nos permitirá ver una puerta abierta.

(Foto de portada: La Palma, erupción del volcán Cumbre Vieja. La lava rodea una vivienda)