Cuando el mar guarda tiburones. Brahim Ghali, el manso reclamado por la justicia

Internacional

por Irati Arruabarrena

Brahim Ghali, se muestra ante el mundo como el salvador de su pueblo saharaui, y lo cierto es que no todo el pueblo del desierto le quiere. Prueba de ello son las denuncias que en España tiene, y la orden judicial del juez Garzón reclamándolo.

Claro está que no pisará tierra española, poco interés en defenderse con pruebas de las mentiras de su gente sobre la denuncia entre otras por genorida.

Que el pueblo saharaui es un pueblo en su mayoría reprimido es algo que salta a la luz ahora, como en cualquier régimen militar los habrá a favor y en contra. Pero son demasiados años recolectando ayudas que van a unas misma arcas. Ahora parte de ese pueblo el que no recibe, el que quiere ya una vida digna al igual que sus dirigentes, con libre albedrío de tránsito por el mundo se han hartado.

Argelia, Frente Polisario. Frente Polisario, Argelia…¿Tanto monta, monta tanto? Yo diría que no. Pero se necesitan unos para seguir con su buena vida, y el otro para sacar tajada de la buena vida.

Un régimen militar que no escucha a los que dice defender, con represiones ante las manifestaciones de protestas que están teniendo estos días. Aunque me imagino que ya hubo algún que otro conato sin que el planeta se enterase. Benditos móviles. Es por ello que se hacía urgente requisarlos y dejar a los refugiados sin cobertura.

Palabra refugiados, me pregunto, ¿de quién?

Porque utilizar tanques, camiones y militares contra una población que grita unos Derechos Universales, y como mucho se defienden corriendo o con piedras…No sé por qué, pero me recuerda a algo, o a mucho.

Represión de las fuerzas militares de Brahim Ghali contra manifestantes pacíficos que sólo reivindicaban la libre expresión y el legítimo derecho de circulación.

Siempre hay alguna fisura entre a la hora de requisar, Fuente: Asadedh Saharaui Derechos Humanos

Ahora en los campamentos de Tinduf en Argelia El llamado ejército Polisario está sitiando las entradas a los campamentos para dispersar los Sit-ins que llaman a la libertad de movimiento y bloqueo.

Las restricciones al movimiento impuestas por Argelia, han terminado de colmar la paciencia del saharaui de a pie, y estos bloquearon durante varias horas el camino de acceso al campamento de Rabouni

Y para demostración de fuerza la utilizada por el Polisario contra su propio pueblo, en vez de entenderlo, ejecutando las órdenes de unos, otros o conjuntamente, despliegan tanques y vehículos militares contra una población civil, como así lo dice el sito web de Futurosahara ,

Las autoridades argelinas han ordenado al «Ministerio del Interior» del Polisario que reduzcan drásticamente las autorizaciones para abandonar los campamentos para los automóviles y camiones. Argelia teme una fuga de armas de los campos de refugiados al resto del país. Según una fuente en Yabiladi, la gendarmería argelina que rodea los campos de refugiados han reforzado el cordón que tenían.

La población que ha recibido todo esto con un impacto negativo sobre ellos con la lógica de ver como los precios de los bienes de consumo y combustibles se han disparado. Y los contrabandistas que regularmente alimentan el mercado local se han visto fuertemente afectados.