Covid-19: Las Instituciones del Sistema del Control Penal en Marruecos frente a la pandemia

Internacional

Por: José Antonio García Infante. Observatorio Hispano Marroquí de Criminología, Seguridad y Derechos Humano


El Reino de Marruecos, no ha escapado de la presencia en su territorio del letal coronavirus y se suma al extenso número de países que desgraciadamente deben de hacer frente a esta pandemia.


Sin embargo, cada país ha decidido hacer frente con una estrategia en función de su propia idiosincrasia, y en este sentido, el Reino de Marruecos ha decidido tener una respuesta rápida y preventiva desde el primer momento en el que se tuvo constancia del primer caso, cerrando sus fronteras terrestres, marítimas y aéreas y situándose dentro de los países que más y mayores medidas restrictivas de confinamiento para la lucha contra el coronavirus, hechos reconocidos internacionalmente por la ONU, OMS, etc.


Las líneas estratégicas marcadas por SM Mohamed VI así como por el resto de instituciones gubernamentales fueron claras y altamente restrictivas, teniendo como objetivo principal proteger a los marroquíes que habitan en el Reino; líneas y medidas no solo basadas en la protección sanitaria o securitaria sino en medidas de protección socioeconómicas, como es  la creación de un fondo especial de solidaridad, para paliar los efectos de la crisis económica que causará el coronavirus en el país así como otra batería de medidas económicas anunciadas para mercantiles y trabajadores.


Por otro lado, y dentro de alguna de las líneas de investigación científica y académica del Observatorio Hispano Marroquí de Criminología, Seguridad y Derechos Humanos que han monitorizando la respuesta de aquellos organismos e instituciones que se encargan mantener la seguridad ciudadana en el país se destaca que desde un primer momento y de manera muy transparente, la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN), la Dirección General de Vigilancia del Territorio nacional (DGST) que dependen directamente del Ministerio del Interior junto con la Administración Penitenciaria y de Reinserción (DGAPR) que depende del Ministerio de Justicia, llevaron una estrategia de coordinación que han resultados ser exitosas basadas en las siguientes líneas.

Altas restricciones en la circulación de personas y mercancías por el territorio nacional con importantes sanciones, prohibiciones de todo tipo de actividades y asuntos públicos, potenciar y reforzar los departamentos y unidades de ciberseguridad con la finalidad de llevar un fuerte seguimiento y persecución de las fake news o bulos que se ha traducido en la puesta a disposición ministerio Fiscal de numerosos sujetos así como gestionar de forma eficiente a los sujetos han sido puestos en libertad a raíz del indulto real, a través del cual, personas que se encontraban recluidos con patologías graves, con una alta vulnerabilidad y siempre bajo prescripción, seguimiento médico y securitario abandonaron la prisión para evitar la propagación del virus.

Por otro lado, desde el Observatorio, también se destaca que las unidades adscritas a la Oficina Central de Investigaciones Judiciales (BCIJ), dependiente de la DGST, han reforzado y mantenido las operaciones de seguimiento de células y activos con conexiones en el terrorismo internacional.