Colombia: El mundo obsesionado con los leggins

Internacional

Es un mercado que mueve un aproximado de 48 billones de dólares al año. En promedio se producen unos 15.000 diferentes estilos de leggins en el mundo y curiosamente, es de las pocas prendas que en vez de costar más cada año tiende a democratizar su precio. Solo en nuestro país se encuentran leggins de fabricación nacional que arrancan en los 10.000 pesos y también hay importados que pueden llegar hasta los 180.000.
Cada tanto vemos cómo se van incorporando nuevas prendas dentro de las que se consideran básicas, los leggins son una de las recientes adiciones a la lista de lo que toda mujer debería tener en su ropero, son cómodos y versátiles.
El 94% de los leggins que se fabrican en el mundo están pensados en las mujeres y contrario a la mayoría de los casos, los leggins para hombres (que se usan mayormente para hacer deporte) se venden un 6% más caros.
En un reciente estudio en el que se encuestaron a 236.000 personas en torno a lo que compraban cada, aparecieron dos prendas en el tope de la lista, jeans y leggins. Es un mercado que ha crecido de la mano del bienestar, de cambiar nuestro estilo de vida. Los leggins se usan para hacer deporte, se usan para hacer yoga y se usan para la vida!
En materia de moda hay un dato que se ha comprobado ampliamente y es de vital importancia para las marcas los ofrecen. Las prendas inferiores como los jeans y los leggins generan fidelización, especialmente entre las mujeres. Cuando una mujer encuentra un pantalón que le queda bien, tiende a comprar el resto de la línea, camisas, camisetas, chaquetas y tienden a recomendarla.
Colombia no se queda atrás. En el país se fabrican millones de leggins al año, lycra y algodón son los materiales preferidos. Menos de un metro de tela, hilo y una pieza de caucho componen es lo que se necesita para hacer unos básicos. En el GranSan, uno de los mayores dentros de confección mayorista del país el precio puede bajar hasta los 7.000 pesos cuando se compran por medias docenas.
Mezcla de pantalones y de medias, los “chicles” como antes eran conocidos llegaron para quedarse.
Consejos para usarlos

  • Tenga en cuenta que es una prenda que se ajusta al cuerpo, así que es ideal buscar equilibrio con la parte superior, haciendo que la blusa, saco o camiseta sea más ancha.
  • El básico es de algodón negro que va a poder llevar con bailarinas, tenis blancos, botas o botines. Alternativas de colores pueden ser azul oscuro y verde militar.
  • Acompáñelos de blazer y camisa camisera para un look apto para la oficina, con un saco y chaqueta de jean oversized si busca un look más relajado.
  • Búsquelos de cintura alta para garantizar libertad de movimiento y dar una mejor forma al cuerpo.
  • Es mejor alejarse de los leggins color piel para evitar confusiones en torno a si va vestida o desvestida.

Fuente NoticiasRPTV