Claves para entender lo sucedido en el Guerguerat (Marruecos)

análisis Internacional

Marruecos está en su derecho legítimo de proteger su integridad territorial en contra de las provocaciones del Polisario

Por Ricardo Sánchez Serra, fuente MinutodigitalPeru

En el contexto de la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de su última resolución 2548 sobre la Cuestión del Sahara, donde reiteró su preocupación por las provocaciones y violaciones de los acuerdos militares en el Sáhara cometidas por el Polisario, y donde insta al movimiento separatista a respetar los compromisos que asumió a este respecto, y en acto de desesperación,las milicias armadas del Polisario, apoyadas por Argelia, usando a mujeres y a niños como escudos humanos, se han introducido de manera ilegal, desde el 21 de octubre de 2020, en la zona fronteriza de Guerguerat, en el sur de Marruecos con Mauritania.

El objetivo era proceder intencional y deliberadamente a la interrupción de la circulación civil de personas y mercancías. Estas milicias han llevado a cabo, en el curso de su incursión ilegal en la zona, actos de provocación, de bandidaje, de bandolerismo, de acoso físico y moral de los usuarios de esta carretera.

Además, estas milicias han procedido igualmente, de manera orquestada y premeditada, a actos de acoso e intimidación inaceptables e inadmisibles hacia los observadores militares de la MINURSO (Cascos Azules de la ONU), que se inscribe en el marco de la estrategia del Polisario y de sus milicias para criticar, desacreditar y atacar esa misión de la ONU, en violación a la doctrina y los principios de las Naciones Unidas en esta materia.

Esa incursión, que constituye una violación de la legalidad internacional, -repitiéndose desde 2016- es un incumplimiento manifiesto del Acuerdo Militar N°1, una flagrante trasgresión de las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de la ONU, y un claro desprecio de los llamamientos formulados por el secretario general de la ONU y de los principales actores de la comunidad internacional, instando al polisario a retirarse de forma definitiva y no introducirse en la zona tampón.

Estatuto de la zona tampón entre Marruecos y Mauritania

La zona tampón de Guerguerat ha formado siempre parte del territorio del Reino de Marruecos, hasta que decide retirarse en 1991, conforme al Acuerdo militar N°1 para permitir a la MINURSO de observar su efectividad, siendo que esa zona está sometida, según dicho Acuerdo, a restricciones limitadas. Marruecos ha procedido, de manera voluntaria y soberana, a ese retiro, que traduce su voluntad de preservar y mantener la paz y la estabilidad en la región, mientras que las milicias del Polisario no han cesado, y de manera ilegal, de introducirse, en flagrante violación a la legalidad internacional.

Es conocido que Marruecos jamás tolerará un cambio en el estatuto jurídico e histórico de esa zona tampón, en la espera de una solución política, pragmática y duradera al diferendo regional sobre el Sahara. Este estatuto está consolidado por el secretario general de la ONU en sus informes sometidos al Consejo de Seguridad sobre la cuestión del Sahara  y reiterado en sus llamamientos frecuentes para el respeto de la libre circulación civil en dicha zona.

El carácter gravísimo de los actos de las milicias del Polisario

Los actos ilícitos de las milicias del Polisario apuntan a alterar y modificar por la fuerza el estatuto de la zona tampón, escribiéndose en la mentira delirante y sin sentido “de una supuesta confirmación de la presencia en “territorios liberados”.

Esos actos perjudican igualmente a la integridad del proceso político llevado a cabo por las Naciones Unidas en la búsqueda de una solución política, pragmática y duradera de la cuestión del Sahara, en conformidad con parámetros claros y definidos por las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptadas desde el 2007.

Asimismo, constituyen una maniobra que atenta a la libre circulación de las personas y de las mercancías entre África y Europa, y perjudica de manera inaceptable, la economía de los Estados vecinos, en cuanto al suministro de alimentos y otros.

La responsabilidad del Polisario está probada ante la comunidad internacional con respeto a la puesta en peligro y en relación con los obstáculos a la seguridad y la protección de las personas que transitan por esta zona.

Posición de Marruecos

Marruecos ha defendido siempre el mantenimiento del estatuto quo en la zona tampón para preservar y consolidar la paz y la estabilidad en la región. Del mismo modo, este país subraya que esos actos constituyen un casus belli, necesitando una condena clara por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

Marruecos ha actuado con prudencia frente a las incursiones ilegales y repetidas del Polisario, desde 2016, en la zona tampón de Guerguerat y al este del muro de defensa, llamando a la ONU, precisamente al secretario general y al Consejo de Seguridad, a asumir sus responsabilidades hacia este tema.

Dicho país estima que esos actos irresponsables constituyen una trasgresión de las resoluciones del Consejo de Seguridad, particularmente 2414, 2440 y 2548 que han instado al Polisario a poner fin, de manera inmediata y completa, a esos actos desestabilizadores de la zona tampón. De igual modo, Marruecos señala que los actos del Polisario son una negación condenable a su compromiso asumido ante la ONU consistiendo a no volver en dicha zona.

Marruecos está en su derecho legítimo de proteger su integridad territorial en contra de las provocaciones del Polisario, en el marco de la legalidad internacional y de sus atribuciones soberanas, y considera ese movimiento armado separatista, responsable de las consecuencias negativas que pueda conocer la región.

Igualmente, considera que los actos de provocación del Polisario reflejan, en realidad, el desconcierto, la desesperación y la frustración de ese movimiento separatista y de sus aliados, frente a las victorias diplomáticas logradas por Marruecos en términos de reconocimiento de su soberanía histórica sobre la región del Sahara.

Marruecos ha manifestado que sigue comprometido con el proceso político, llevado a cabo bajo los auspicios del secretario general de la ONU y de su enviado personal, con el fin de avanzar hacia una solución política, definitiva, pragmática y duradera a ese diferendo regional, que no ha hecho más que durar, en virtud de los parámetros establecidos por el Consejo de Seguridad de la ONU desde 2007, en particular, la preeminencia de la iniciativa marroquí de autonomía, y de sus esfuerzos considerados serios y creíbles por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Acción de Marruecos para restablecer el estatuto quo en la zona tampón 

Marruecos ha dejado el tiempo necesario y suficiente a la comunidad internacional, en particular a la ONU, con el fin de hacer entrar en razón al Polisario y a sus aliados, y de evitar una innecesaria escalada que la región no necesita, por el hecho de la persistencia de los desafíos globales que se le presenta, como el terrorismo, la criminalidad transnacional organizada, así como los conflictos internos.

Señala, además, que seguirá firme con sus posiciones legítimas, animadas reitero, por la prudencia y la firmeza, para hacer frente a las tesis y provocaciones estériles y maniobras desesperadas de las otras partes buscando a perjudicar el estatuto quo en la zona tampón y de la región al este del dispositivo de defensa, como ha sido puesto de relieve por el Rey Mohammed VI, en su discurso en ocasión del 45° aniversario de la Marcha Verde.

La nación magrebí ha decidido actuar conforme a sus derechos y deberes, con el objetivo de poner fin a las actuaciones irresponsables del Polisario, en el marco de una operación que consiste en la instalación de un cordón de seguridad, para proteger el paso fronterizo de Guerguerat y asegurar, de esta manera, el flujo constante de bienes y personas, conectando Europa, Marruecos y Mauritania. Esta operación, no ofensiva y sin ninguna intención bélica, se lleva a cabo conforme a reglas claras de compromiso, prescribiendo evitar todo contacto con personas civiles, y no recurrir al uso de armas excepto en caso de legítima defensa.

Cabe señalar que dicha operación se desarrolló, de acuerdo a informaciones internacionales independientes sin ninguna confrontación con la población civil y sin ningún derramamiento de sangre. Marruecos, con esta acción, confirma, una vez más, su respeto total y minucioso al Acuerdo Militar N°1, y a sus compromisos internacionales.

En reacción a la operación legitima y pacifica llevada a cabo por el ejército marroquí, el viernes 13 de noviembre del 2020 para desbloquear el paso fronterizo de Guerguerat, la mayoría de los países de la comunidad internacional manifestaron su comprensión y solidaridad con Marruecos y expresaron su enérgica condena de los actos hostiles emprendidos por las milicias del Polisario y sus peligrosas provocaciones en el paso de Guerguerat en el Sáhara. Estos actos hostiles representan una amenaza a la libre circulación civil y comercial y una violación de los acuerdos militares. También constituyen un intento de sembrar la inseguridad y la inestabilidad en la región.

*Analista internacional