Bilbao, tres detenidos por robar en dos comercios

Euskadi

Agentes de la Ertzaintza han detenido, esta pasada madrugada en la capital vizcaína, a dos individuos de 19 años y otro de 22 acusados de un delito de robo con fuerza. Presuntamente, los ahora arrestados habrían forzado la entrada en dos comercios de la Avenida Zumalakarregi con intención de robar.


Minutos antes de las cuatro y media de esta pasada madrugada, la Ertzaintza recibía el aviso de un particular, según el cual tres individuos habían roto con una tapa de alcantarilla la puerta de cristal de una peluquería de la Avenida Zumalakarregi y se habían colado en su interior, probablemente con intención de robar.

Personadas de inmediato dos patrullas de la Ertzaintza en el lugar, los agentes podían ver cómo, efectivamente, la persiana de seguridad de una peluquería había sido forzada y levantada hasta media altura, y la puerta de cristal del negocio había sido fracturada con la tapa de una alcantarilla cercana. El interior de la peluquería aparecía revuelto, con síntomas claros de haber sufrido un robo. Asimismo, los agentes localizaban manchas de sangre en diversos puntos del local.

Mientras la primera patrulla inspeccionaba la peluquería, los agentes de la otra dotación se percataban de que otro comercio cercano, una panadería, también presentaba su entrada forzada, el interior revuelto y varias bandejas de pastas tiradas por el suelo, así como manchas de sangre, lo que les hacía pensar en un robo protagonizado por los mismos autores que en la peluquería.

A continuación, estos agentes realizaban una inspección por los alrededores de los comercios asaltados, a fin de localizar a posibles sospechosos. Esto permitía que poco después localizaran, en un banco del Parque Etxebarria, a tres varones cuya descripción coincidía con la de los supuestos asaltantes. Los individuos tenían consigo una bolsa de pastas de la panadería asaltada, varias llaves y piezas metálicas, propias de una caja registradora, así como una notable cantidad de monedas en el suelo, frente a ellos, distribuidas como si las estuvieran repartiendo. Además, al acercarse los agentes podían ver cómo uno de los individuos sangraba de un corte en uno de sus dedos.

Ante estos hechos, y después de realizar las oportunas comprobaciones, los ertzainas procedían a la detención de los sospechosos, dos varones de 19 años y otro más de 22, bajo la acusación de un delito de robo con fuerza, y a su traslado a dependencias policiales. En este momento se investiga su posible implicación en otros robos de similares características.