Bilbao, dos detenidos por un delito de lesiones

Euskadi

La víctima tenía un pómulo fracturado y una ceja abierta

Agentes de la Ertzaintza detenían, en la mañana de ayer en la capital vizcaína, a dos varones de 25 y 31 años de edad acusados de un delito de lesiones. Presuntamente, ambos sospechosos habrían participado en la agresión que un grupo de individuos propinó a un hombre en la calle Alameda de Rekalde pasadas las seis y cuarto de la mañana. Como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió la fractura de uno de sus pómulos y una herida abierta en la ceja.


Pasadas las seis y cuarto de la mañana de ayer, la Ertzaintza recibía el aviso de un particular, según el cual varios individuos habían agredido a un varón en la calle Alameda de Rekalde, causándole heridas de relevancia.

Personada una patrulla de la Ertzaintza en el lugar, los agentes encontraban a un varón caído en el suelo con la cara ensangrentada y aturdido, rodeado de varias personas que intentaban ayudarlo. Junto al herido, los ertzainas localizaban una porra extensible totalmente abierta, de la que se hacían cargo de inmediato. Instantes después, una ambulancia de Osakidetza trasladaba al herido al Hospital de Basurto, dada la importancia de sus lesiones, ya que presentaba un pómulo fracturado y una importante herida abierta sobre una ceja.

Varios testigos informaban a los agentes que el herido había salido de una discoteca cercana en aparente estado de embriaguez, blandiendo la porra extensible de forma amenazante ante los viandantes. Así, en un momento dado, un grupo de individuos rodearon al individuo y comenzaron a agredirle hasta dejarlo caído en el suelo. En el momento en que los agresores detectaron la llegada de la patrulla policial se dispersaron de inmediato, perdiéndose por las calles cercanas.

Mientras los ertzainas hablaban con los testigos, varios de ellos señalaron de pronto a dos individuos que caminaban apresuradamente por una calle cercana, reconociéndolos como participantes en la agresión. Así, los agentes los interceptaban de inmediato, identificándolos como dos varones de 25 y 31 años de edad. Tras hablar con ellos y realizar las oportunas comprobaciones, los agentes procedían a su detención bajo la acusación de un delito de lesiones, trasladándolos acto seguido a dependencias policiales.