Bilbao, dos detenidos por robar una tablet en un comercio

Euskadi
Agentes de la Ertzaintza detenían, en la tarde de ayer en la capital vizcaína, a dos individuos de 43 y 48 años de edad acusados de un delito de hurto. Presuntamente, los sospechosos habrían sustraído una ?tablet? valorada en unos 800 euros, en un comercio de la calle Ercilla.
Minutos antes de las seis de la tarde de ayer, una patrulla de la Ertzaintza, que realizaba labores de protección ciudadana por el centro de la capital vizcaína, era abordada por un particular, quien informaba a los agentes que cerca de allí, en la calle Iparragirre, dos individuos estaban en plena calle intercambiándose las prendas que vestían y justo antes habían salido apresuradamente de un comercio de la calle Ercilla, lo que le hacía pensar que podrían haber cometido algún delito.Ante esta información, los agentes se dirigían al lugar señalado, localizaban a los individuos y los seguían viendo cómo se separaban, yendo uno de ellos en dirección hacia el edificio de la Alhóndiga y siguiendo el otro por la calle Iparragirre hacia la Gran Vía.Así, uno de los agentes interceptaba al segundo.
Tras identificarlo como un varón de 43 años de edad, y preguntándole por su comportamiento, el sospechoso reconocía que había cogido una tablet en un comercio de la calle Ercilla, al tiempo que se la mostraba al ertzaina.
El otro sospechoso era interceptado a la altura de la entrada del Azkuna Zentroa frente a la misma calle Iparragirre e identificado como un varón de 48 años de edad.Por todo ello, tras realizar las oportunas comprobaciones, los agentes procedían a la detención de ambos individuos bajo la acusación de un delito de hurto. En el registro preventivo de los sospechosos, los agentes encontraban en poder de uno de ellos un cuchillo con una hoja de 20 centímetros, por lo que era denunciado por la Ley de Seguridad Ciudadana. En poder del otro, los agentes encontraban, en la mochilla que portaba, cuatro botellas de una conocida marca de whiskey, una garrafa de aceite de tres litros y unos alicates como los que se utilizan para inutilizar los sistemas de alarma de los productos en los comercios. Según se pudo comprobar más tarde, la garrafa de aceite había sido también sustraída en un comercio de la misma zona.