Bergara, detenido un camarero de un bar por traficar con hachís

Euskadi
Agentes de la Ertzaintza detuvieron en la tarde de anteayer, sábado, en la localidad de Bergara a un varón de 37 años de edad, por traficar con hachís en un local de hostelería donde ejercía funciones de camarero. En el dispositivo policial, que contó con la participación de la Unidad Canina de la Ertzaintza, fueron halladas varias tabletas y trozos de la citada sustancia estupefaciente, una báscula de precisión y más de 300 euros. Parte del material decomisado estaba escondido en el mobiliario del establecimiento, entre ello en un billar.
Poco antes de las siete y media de la tarde, una patrulla no uniformada de la Ertzaintza observó una posible transacción de drogas en un bar ubicado en Bergara. Un cliente había entrado al establecimiento y tras contactar con el camarero, se produjo un intercambio entre ambos saliendo de inmediato de allí, sin realizar ninguna consumición.

La dotación policial interceptó en las inmediaciones al implicado constatando que acababa de adquirir un trozo de hachís, que le fue incautado. Por tal motivo, accedieron al bar para identificar al camarero, que no disponía de ningún tipo de documentación aportando una identidad de manera verbal. Este reconoció que había vendido la citada sustancia al varón que acababa de abandonar el local.

En el interior de una mochila, que estaba en la zona de la cocina, fueron localizadas ocho porciones forradas con un plástico transparente y otros tres trozos de inferior tamaño y sin envolver, de una sustancia prensada de color marrón, presumiblemente hachís, similar a la decomisada al comprador, además de unos 325 euros distribuidos en billetes de diversa cuantía. Ante tales evidencias, se procedió al arresto del camarero por un delito de tráfico de drogas.

Según se verificó, el arrestado había aportado datos falsos sobre su identidad siendo confirmada después su verdadera filiación.Posteriormente y con la participación de la Unidad Canina de la Ertzaintza, se realizó un registro en el establecimiento, durante el que se hallaron cuatro tabletas de la misma sustancia, dos de ellas escondidas en el interior de la mesa de un billar y otras dos en una silla de mimbre, una báscula de precisión detrás de unos sofás y envoltorios de plástico bajo unas sillas, de los ulilizados habitualmente para envolver drogas.

El arrestado fue después trasladado a dependencias policiales con el fin de realizar los oportunos trámites para después ser puesto a disposición judicial.