Ataria inaugura la exposición ‘Un Mundo con Alas’, una selección de imágenes de las aves más representativas de Europa y América

Vitoria-Gasteiz

El centro de interpretación de los humedales de Salburua Ataria acoge hasta el próximo 13 de octubre la exposición ‘Un Mundo con Alas”, una colorida selección de imágenes de las aves más representativas de Europa y América, captadas en instantes de especial belleza, así como algunos de los paisajes en los que habitan.

La muestra, organizada por 13 fotógrafos internacionales procedentes de Francia, Polonia, Costa Rica, Guatemala, México y España, y comisariada por los fotógrafos de naturaleza Santiago Esparza y María José Barasoain, recoge 58 instantáneas de gran belleza y colorido, producidas en gran formato.

La exposición, traída a Vitoria-Gasteiz por el Centro de Estudios Ambientales, pretende crear sorpresa y admiración por el mundo de las aves, a la par que despertar el interés de la población más joven por el campo de la fotografía de naturaleza y, en especial, por el de las aves.

En palabras de los comisarios de esta exposición, “Un mundo con Alas” busca aumentar el interés por la conservación de la biodiversidad a través de la presentación de la naturaleza en estado puro. La observación de seres vivos reales transmiten unos sentimientos ausentes en los personajes de ficción de los gráficos de videojuegos, películas 3D… que es lo que habitualmente mira la gente joven”. Es lo que se podría denominar como un “espíritu de colibrí”: la toma de conciencia ante la necesidad de actuar y dejar de ser meros espectadores pasivos frente a los problemas o peligros que asolan al mundo, tal y como da a conocer el texto de “El cuento del colibrí y el incendio”, una leyenda muy popular y ampliamente difundida por América pero prácticamente desconocido en Europa.

Cuento sobre el colibrí

Los fotógrafos que intervienen en ella comparten una misma afición y un mismo sentimiento de admiración por las aves y la naturaleza. Además de enseñar las características más vistosas de ciertas especies, dan a conocer el cuento y mensaje positivo de “El colibrí y el incendio”, una breve narración que tiene como protagonista al pequeño colibrí, símbolo de conciencia, perseverancia y compromiso individual para la obtención de logros gracias a la suma de esfuerzos.

En palabras del coordinador del centro Gorka Belamendia “se trata de una exposición con muchas ‘alas’, deseosa de hacer llegar a muchos corazones y lugares la frágil riqueza de la diversidad”. Y para ello, la exposición migrará a otros países, a otras salas, multiplicando las oportunidades de ser nuevamente expuesta tras un nuevo intercambio y reimpresión de las fotografías que la componen – labor a cargo del resto de fotógrafos integrantes,  en sus respectivas naciones-, como prueba de la buena relación de amistad entre todos ellos, unidos por la afición a la Fotografía de Naturaleza, y como muestra del enriquecedor intercambio socio-cultural que se puede llevar a cabo hoy en día, gracias a Internet.

De hecho, todos los fotógrafos que intervienen en la exposición mantienen un creciente interés por el intercambio de información y por lograr la máxima difusión de la variada, y bella riqueza ornitológica natural de sus respectivos países de origen. “No se trata de designar ganadores ni vencidos, sino de mostrar el resultado del enriquecedor intercambio visual de fotografías de algunos de los ejemplares más bellos de cada continente, y dirigirlo a un público internacional, multicultural, de cualquier edad,  que quiera disfrutar tanto de la variedad como de la especificidad del tema” recalca la concejala de Territorio y Acción por el Clima, Ana Oregi.

Y con espíritu de colibrí, en la que cada uno aporta “su parte”, y con el fin de despertar la curiosidad y el asombro por lo natural, y en consecuencia promover la urgente necesidad de cuidar y conservar el medio ambiente, el mensaje de esta exposición coincide con las palabras del filósofo y escritor hindú Jiddu Khrisnamurthi: “La acción más pequeña es mejor que la intención más grande”.