Ass. Belenista de Álava: “acercarse al belenismo también puede ser una oferta veraniega”

Artículos de opinión

Por:  Vicente Luis García Corres (Txenti)

Con grupos de 12 participantes máximo

Monitores titulados y con experiencia en belenismo

La Asociación Belenista de Álava se ha tomado muy a pecho el comentario de la presidenta de los belenistas de Cuéllar quien dijo que “hoy es un buen día para poner un belén”. Por eso, y dado que este año las ofertas lúdico veraniegas para los peques de la casa se verán afectadas por las consecuencias  del COVID-19, han sacado una propuesta que seguro será del agrado de más de uno en la población de menos de 14 años. Y del agrado de muchos padres también, ya que los horarios pretenden amoldarse a las necesidades de conciliación familiar y laboral. 

Alfonso Ruiz de Arcaute, responsable de comunicación de la Asociación señala que “En la actual situación, con la mayoría de los grandes campamentos suspendidos, queremos unirnos al esfuerzo de muchos colectivos para ofrecer un espacio de ocio creativo en el tiempo libre dirigido a txikis entre 7 y 14 años.”

El programa contempla que a lo largo de una semana, de lunes a viernes, y en horarios de mañana, o de tarde, (Mañanas: de 10 a 13 horas. Tardes: de 16 a 19) se realizarán actividades encaminadas a conocer un poco más el mundo del belén y descubrir los tesoros belenistas de la provincia alavesa y la diócesis de Vitoria. 

Los talleres se desarrollarán en los locales de la Parroquia Santa María de los Ángeles situada en calle Bastiturri, 4, con alguna salida dentro de la ciudad.

“Cada grupo tendrá un máximo de 12 participantes atendiendo siempre a todas las medidas higiénico-sanitarias recomendadas. Estarán siempre acompañados por monitores titulados en tiempo libre con experiencia belenista” señala Ruiz de Arcaute.

Entre las actividades propuestas también seguirán la estela de Cuéllar con los belenes de piedra que serán regalados posteriormente a sanitarios de Álava. “Parte de los trabajos realizados quedarán en propiedad de sus participantes, pero realizaremos también un proyecto solidario creando belenes pintados en piedra para agradecer a quienes más han trabajado durante esta pandemia (sanitarios, residencias, ongs…) y regalar a los colectivos más desfavorecidos. Nos unimos así a la campaña Piedras de la Esperanza realizada por muchas asociaciones belenistas del Estado.”

El precio por persona y semana será de 60€. Las personas interesadas pueden inscribirse en el correo electrónico  comunicacion.arabelen@gmail.com o bien a través del número de WhatsApp: 698885962.  

Alfonso opina que “acercarse al belenismo también puede ser una oferta veraniega, y más en un año como este en el que se han visto trastocados tantos planes de vacaciones. El verano también puede pasarse entre belenes, como dice el lema de esta campaña.”

Non solum sed etiam

Las comuniones se han retrasado para septiembre, las procesiones para noviembre, las fiestas patronales las celebraremos con menos fastos y tumultos, y en verano podemos estar haciendo belenes. ¿Para volverse loco? No, para relativizar. Hace años que descubrí en mi vida la importancia de este término, y ello me ha llevado a ir quedándome por el camino con muy pocas verdades absolutas, y muchas relativas. Lo que nos ha pasado es una evidencia de que “la Navidad sera del color que tengas tú el corazón”, que Navidad puede ser cada día; que la fiesta, como la procesión, va por dentro. Que solo lo que viene de Dios es inmutable, y que todo lo que es del hombre y terrenal es finito, limitado y relativo. Por eso no debemos llevarnos la mano a la cabeza porque algunas cosas tengan que cambiar, sepamos discernir lo auténtico, y lo demás, … dejemos que sea relativo. ¡Feliz Navidad a todo el que quiera vivirla este verano!