Asociación de Vecinas y Vecinos HEGOALDEKOAK – INTERBARRIOS – Concentración frente a Diputación el sábado 20 de marzo a las 12,00 horas

Vitoria-Gasteiz

Ha pasado un año desde el inicio de la pandemia. Los familiares de usuarios de residencias y de centros de día, así como de los que viven en sus casas, no tenemos nada que celebrar, pero mucho que reivindicar.

Los cuidados de las personas con dependencia han quedado al descubierto. Las leyes que se supone se crearon para mejorar su calidad de vida, invernan en los cajones de las diferentes administraciones.

A esos que llaman los más vulnerables, se les ha dejado de lado.

Desde las diferentes administraciones, se han potenciado los intereses privados, esos que se están lucrando con las residencias, ayudas a domicilio, etc..

Desde diferentes colectivos, previo a la pandemia, se venía denunciado la situación de indefensión y desamparo de los servicios de atención a nuestros mayores, así como el de las trabajadoras que los prestan, en los diferentes ámbitos.

La gestión de la pandemia y las consecuencias de la misma, son un reflejo de la mala calidad de los cuidados de nuestros mayores. Han sido más de 200 las personas fallecidas en las residencias y centros de día de Araba. Fallecidos en la más absoluta soledad.

Los contagios han llegado en algunas residencias a casi el 100% de los residentes, y que decir del % de trabajadoras. Pero las diferentes “inspecciones” no han encontrado irregularidades. Todo se ha hecho muy bien. Se han cumplido los protocolos, tal vez porque solo existían en el papel.

A los familiares se nos ha tratado como apestados, vectores de la covid, cuando hemos sido los primeros interesados en protegerlos, y así lo hemos demostrado. Los familiares queremos cuidados, visitas y salidas dignas. Lo que ellos y ellas se merecen y necesitan.

Las valoraciones que se hacen desde la Diputación dejan claro el nulo interés por el bienestar de nuestros mayores. En sus apariciones públicas, faltando a la verdad en todas ellas, se les llena la boca diciendo lo bien que lo han hecho todo, ni una autocrítica. No hay un ápice de cambio.

La calidad asistencial que se da a nuestros mayores, no es buena, deja mucho que desear, y tiene que cambiar.

El 20 de marzo, los familiares de usuarios de residencias y centros de día, de nuevo vamos a salir a la calle para decir basta ya. nuestros mayores merecen un respeto y unos cuidados dignos.

Nos vamos a concentrar a las 12h en la Plaza de la Diputación y realizaremos un pequeño homenaje a quienes se fueron y a quienes están sobreviviendo a esta dura e inhumana situación.