Antaya un nuevo centro de paz en Haro

España

Abrieron justo antes de la pandemia y como a todos les pilló el cierre obligatorio. Pero ellas agarrando siempre el lado positivo, han reabierto con muchísima ilusión y casi se diría que con más éxito aún.

Hablado con ellas, se describen a ellas mismas y a su labor.

Espacio Antaya es para nosotras un sueño hecho realidad.


Todas nosotras llevamos muchos años formándonos y asistiendo a talleres de todo tipo relacionados con el desarrollo personal y el crecimiento espiritual.
Siempre lo hemos hecho para nuestro avance personal y aunque a menudo compartíamos el conocimiento recibido con nuestros entornos, no lo hacíamos a nivel profesional.
En estos últimos años, cada una en su momento, decidimos comenzar a compartir todo lo que habíamos aprendido y experimentado con todo aquel que quisiera probar nuevos caminos para recuperar el equilibrio físico, mental, emocional y espiritual.


Y el Universo creyó que Haro podría ser una buena opción para iniciar un camino de luz juntas y propició nuestro encuentro.
Aún hoy no tenemos claro en qué momento decidimos unir nuestros corazones a Espacio Antaya ni qué extraña lógica nos empujó a esta aventura, pero recordamos claramente la certeza de que éste era el momento y el lugar para construir un espacio de paz en el que quien quiera acercarse pueda encontrar la calma, la valentía para mirar hacia dentro, la determinación para transformarse en una versión más brillante de sí mismo, la alegría de vivir, el amor universal.


Espacio Antaya es un lugar en el que compartir sin necesidad de aparentar lo que no soy, un espacio en el que descansar de nuestras máscaras.
Ser parte de un centro en el que poder compartir con los demás todo lo que a nosotras nos ha ayudado a VIVIR más libres, más ligeras, más felices, es para nosotras un privilegio y un regalo inigualable.
La última semana de diciembre de 2019 abrimos las puertas de Espacio Antaya aunque no fue hasta marzo del 2020 que comenzamos con nuestra actividad habitual.


Y entonces la Vida nos paró y nos mantuvo un par de meses aislados en nuestras casas.
Los primeros días los vivimos con mucha incertidumbre, incluso miedo, por cómo afectaría esta nueva situación al desarrollo de nuestro proyecto. Pero poco a poco fuimos recuperando la calma y comenzamos a permitirnos ver más allá de lo que nuestro mundo exterior nos mostraba.
Este parón nos ayudó a ver con más nitidez las creencias y los hábitos que más limitan nuestra Vida y la de la mayoría de nosotros. Ha sido una oportunidad única de poner en práctica todo aquello en lo que creemos y confiamos.


Y ahora, que poco a poco volvemos a la Vida, sentimos que nuestra ayuda y la energía de paz y amor de Espacio Antaya es aún más necesaria. Y es por eso que abrimos cada día las puertas de Espacio Antaya con una gran sonrisa y mucha ilusión.


Quiénes son :


Nina Berikashvili.


Nací en Tbilisi (Georgia) y desde hace años vivo en Labastida (Álava). Me formé y aún sigo formándome en el Instituto Europeo de Kinesiología Unificada de Pamplona, con Rubén Álvarez.
La Kinesiología entiende al ser humano como un todo, por lo tanto, cada músculo se relaciona con un órgano o víscera, con un meridiano y con unas emociones.
En la sesión de kinesiología tratamos a las personas a nivel estructural, químico nutricional, emocional, electromagnético y energético sutil.
Mediante el test muscular identificamos la naturaleza de los bloqueos (estrés, dolor, falta de nutrientes, toxicidad, dificultad de aprendizaje, alteraciones emocionales, etc) y los corregimos mediante las equilibraciones correspondientes.


El cuerpo es sabio y tiene las respuestas que buscamos, tan solo hay que preguntarle con un test muscular.
Una vez localizado corregimos a todos los niveles utilizando múltiples técnicas de kinesiología, entre otras el toque para salud (TPS o TFH: Touch For Health), que es un método original de Jon F Thie. Consiste en equilibrar a la persona física o energéticamente con 14 músculos / meridianos principales y otros 32 músculos adicionales, usando digitopresión, imanes, diapasones, minerales, esencias florales de Bach, de trembling ligt ,etc.

Lola Gutiérrez, se describe así


Soy ciudadana del mundo, aunque nací en España.
Mi terapia en Espacio Antaya es dar masajes tanto terapéuticos, relajantes como deportivos. Además de trabajar en el cuerpo físico, me gusta indagar en las emociones de la persona a la que aplico el masaje, ya que algunas alteraciones de la parte física me da indicaciones de lo que está viviendo a nivel emocional, o posturas inadecuadas, movimientos y demás que se pueden corregir.

Virginia Nicolás masajista holística.


El masaje Holístico (del griego «holos»: todo, entero, completo) contempla la estrecha interconexión entre el cuerpo físico, las emociones, la mente, y el alma o espíritu. Mediante técnicas de quiromasaje, del Ayurveda y del masaje thai, y de la mano de la respiración consciente como guía, te brinda un viaje hacia tu interior, de profunda conexión y escucha interna, lo que te permite liberar los diferentes bloqueos que se vayan mostrando, y así favorecer el restablecimiento del equilibrio energético interno.

Pili González su labor es de ayuda a los demás utilizizando técnicas energéticas, esencias florales y masajes.


Las Esencias florales de la Atlántida son elaboradas en Canarias, principalmente en Roque Nublo, centro muy energético de la isla Gran Canaria.
Creo que lo más importante es descubrir el amor que todos tenemos dentro y estas esencias son uno de los caminos para llegar a ello ya que provocan un encuentro especial y armónico entre el cielo y la tierra. Te enraízan para que puedas disfrutar de las maravillas de tu cuerpo sin rechazos y a la vez te abren a nuevas dimensiones espirituales y nuevas potencialidades que estaban dormidas en ti.


Como terapias energéticas utilizo la compañía de los Médicos del cielo, la fuerza azul de la energía Antaya junto a delfines y ballenas y la energía pleyadiana amplificada por los cuarzos de Tameana.
Los médicos del cielo son seres de muy alta vibración cuya misión es ayudar a la humanidad a elevarse con la energía del amor incondicional.
En terapia, de manera armónica y mediante meditación conectamos con estos seres, recibiendo su ayuda en todos los planos, física, mental y espiritual. Una experiencia reconfortante y maravillosa
Con la Energía Antaya y con Tameana elevamos la vibración de todos los cuerpos, tanto el físico como los sutiles, ayudando así a poner orden en el interior de la persona que viene a terapia. Se deshacen bloqueos en todos los niveles del Ser permitiendo continuar la Vida de forma más ligera y con menos limitaciones, ya que también nos dan información acerca de lo que estaba en desequilibrio.


El Masaje tibetano Ku Nye está especialmente indicado para combatir el estrés, estados de depresión, nervios, ansiedad, el miedo, el insomnio…
Durante la sesión se emplea un aceite específico elaborado a base de plantas medicinales que se aplican en puntos concretos mediante la combinación de distintas maniobras: amasamientos, presiones, estiramientos, digitopresión, saquitos herbales (zathi-dukpa)
El objetivo es favorecer la circulación de la energía, activando el flujo de los meridianos y recuperar la vitalidad. Una vez se liberan los puntos de bloqueo, la energía podrá volver a fluir por el cuerpo y el organismo puede volver a sanarse por sí mismo.
El Masaje Hawaiano Lomi Lomi reactiva las mareas naturales de nuestro cuerpo. Mediante el contacto con nuestras manos y antebrazos el cuerpo recuerda cómo recuperar su equilibrio natural. Un masaje en cada centímetro del cuerpo que consigue altos niveles de relajación por la forma en que trata al cuerpo físico como un todo. Y mientras masajea tu cuerpo, el amor que desprende el terapeuta y la música hawaiana acarician tu alma liberándola de dolores y cadenas.

Cinta Esteban y al igual que sus compañeras, es terapeuta holística.


Entre mis herramientas cuento con técnicas energéticas, técnicas de acompañamiento y masajes.
Las técnicas energéticas que habitualmente utilizo son las sesiones con Energía Antaya y delfines y ballenas y las sesiones con Tameana (Energía Pleyadiana con cuarzos).
Como técnica de masajes practico el Lomi Lomi Hawaiano y el masaje metamórfico, que consiste en un suave masaje de los dedos pulgares de pies y manos y determinados puntos de la cabeza. Con este sutil contacto el cuerpo recupera el equilibrio de sus funciones vitales y disuelve los conflictos que tuvieron lugar mientras estábamos en el útero materno.
Y para poder acompañar a otros en su búsqueda interior me ayudo de la luz que arrojan los Registros Akáshicos, la terapia Regresiva, la sanación de los linajes mediante la visualización o la meditación.
A través de los Registros Akáshicos ponemos claridad en nuestra Vida ya que nos darán información acerca del porqué y el paraqué de las situaciones que vivimos o hemos vivido. También podremos conocer qué cualidades aún no hemos desarrollado y cómo hacerlo, nuestra misión de Vida o cualquier otro aspecto que nos ayude a conocernos de nuevo.
Mediante la Terapia Regresiva tomaremos conciencia de qué situaciones del pasado nos han herido y han dejado una huella impresa en nosotros que nos impide avanzar con libertad. Nos permite ver los hechos con mayor amplitud ya que nos facilita conectar con el campo energético de todos los implicados para poder comprender y soltar.
En la sanación de los linajes conectaremos con el campo energético de todos nuestros antepasados para poder mirar sin juicio cuáles son las consignas limitantes y los patrones en desequilibrio que hemos heredado para poder entender su origen y sanarlos. Nos dispondremos también a recibir con amor todas las cualidades brillantes de nuestro clan.