Alberto Pérez, una joven promesa hecha realidad

Algeciras

Desde que anunciara su candidatura, apenas hace dos meses, este joven algecireño ha tenido una actividad política vertiginosa, no solo a pie de calle sino, también, en redes sociales, en las que responde con celeridad los distintos requerimientos realizados por los internautas, en general, y por los vecinos, a nivel local.

En una entrevista publicada hace unos días por el Grupo Diario Área, el candidato de LIBRES POR ALGECIRAS ha destacado la independencia de su formación de cara a defender los intereses de sus conciudadanos. «Queríamos que fuera un proyecto exclusivo para esta ciudad y no tener que estar así obedeciendo órdenes de Sevilla o Madrid que atienden a intereses partidistas y no a los intereses de los verdaderos jefes que son los ciudadanos de Algeciras».

Cuestionado sobre las expectativas electorales de LIBRES en Algeciras, Pérez fue honesto y realista: «Nuestra intención es ganar. Es un proyecto ilusionante pero también viable. No vamos a prometer cosas que no vamos a cumplir, eso ya lo hacen otros. Queremos darle una herramienta a los vecinos de Algeciras, ya que se encuentran defraudados por los actuales representantes públicos, que en ningún caso, han defendido sus intereses».

ALBERTO PEREZ1

Respecto al campo ideológico, el candidato dejó claro el posicionamiento de su partido -una formación que prioriza la optimización de los recursos públicos, a fin de buscar verdaderas soluciones a problemas reales-: «Rechazamos las etiquetas del espectro político, ya sea de izquierda, de derecha o de centro. Atender una calle o a un colectivo vecinal nada tiene que ver con la ideología. Queremos convencer a partir de propuestas concretas, con proyectos y hechos«.

Sobre la ideología, Pérez fue cuestionado, ya que hay personas que han tachado a LIBRES desde ser un partido de derechas hasta de recurrir al populismo… «Hay quien nos confunde con el populismo, utilizándolo de manera peyorativa. Y, hay otros que creen que el no permitir que nos encasillen en una parte del espectro ideológico, nos convierte en derecha política -lo cual, no es cierto-; se nos han dicho muchas cosas. Desde nuestro humilde punto de vista, a la hora de gobernar, lo fundamental es el proyecto, no la ideología. Para hacer una buena gestión, se necesitan buenas ideas; y si éstas provienen de la derecha o de la izquierda, si son buenas para la ciudadanía, no dudaremos en aplicarlas. ¿Por qué vamos a renunciar a ello? No queremos autocensurarnos, ni autolimitarnos, ni tenemos intención de construir un partido sesgado», concluyó.