A prisión acusado de quemar viva a su expareja

Uncategorized

Según informa PolicíaH50, un hombre de unos 50 años, natural de Tenerife, ha ingresado en prisión comunicada y sin fianza, acusado de quemar viva a su pareja en el interior del  vehículo en el que ambos viajaban. Lo que en principio parecía un trágico accidente de tráfico se ha convertido en un probable caso de violencia de género con resultado de muerte.

Los hechos se remontan al pasado 16 de enero. María Soledad, también de unos 50 años de edad, fallecía en el interior de su coche calcinada tras estrellarse contra un poste eléctrico, en una conocida urbanización residencial de ciudad de La Laguna.

Ese día, la fallecida iba acompañada por su expareja, con el cual mantenía una relación complicada. Tras incendiarse el vehículo, la mujer quedó atrapada en su interior, mientras que el varón consiguió apearse del mismo envuelto en llamas. 

Sería socorrido por un testigo que consiguió apagar el fuego que abrasaba su cuerpo. Una vez apagada las llamas,huyó del lugar a pie en extrañas circunstancias. Lo haría para refugiarse en su domicilio situado en la calle América,  situada en Barrionuevo, La Laguna.

El hombre había sufrido graves quemaduras en rostro y manos. Fruto del dolor insoportable, y tras 11 horas, llamó a su hermano de madrugada para que lo trasladara al Hospital Universitario de Canarias a fin de recibir asistencia médica.

El individuo estuvo ingresado, primero en la UVI y luego en planta del centro hospitalario, hasta el pasado 12 de marzo, fecha en la que recibe el alta médica.

La investigación llevada a cabo por la Policía Nacional lo señalaba como principal sospechoso de la muerte de María Soledad. La sombra de la violencia de género como telón de fondo en este tráfico suceso parecía inevitable de eludir.

Tal es así ,que un  equipo de especialistas procedente de la Comisaría General de Policía Científica, se desplazó hasta Tenerife para llevar a cabo una exhaustiva inspección técnica ocular sobre el vehículo siniestrado, determinando que en su interior habían restos de acelerantes del fuego, lo que terminaba por incriminar a la expareja  de la fallecida.

Policía Científica/Archivo PN

Pero no sería hasta ayer, cuando la Policía Nacional procedió a su detención acusado de un presunto asesinato con los agravantes de  alevosía, ensañamiento y relación de afectividad.

Asimismo, se le imputa otro delito de daños por el incendio provocado del coche y un delito de maltrato animal. Éste último debido a las muertes,  en el interior del vehículo, de dos perros, uno de ellos de su propiedad y el otro de María Soledad.

El Juzgado de Instrucción número 4 de San Cristóbal de La Laguna ha dictado en la mañana de hoy una orden de prisión provisional, comunicada y sin fianza, siendo trasladado a la prisión Tenerife II, situada en el municipio del Rosario.