A MARCAR TERRITORIO

Artículos de opinión

Por Juan José Muñoz Goikoetxea

“Sembremos la llanura, antes de arar la loma” (Pablo Neruda dixit).

Este domingo a partir de las 18:30 horas, nuestra Real Sociedad recibirá al Getafe en el Reale Arena en encuentro correspondiente a la 8ª jornada de la liga 2019-2020, con el sugestivo objetivo de iniciar una fase más flexible del calendario, recuperando la senda del triunfo, reafirmando la sensación de invulnerabilidad del nuevo estadio, y consolidándose en los puestos europeos.

La decorosa derrota txuri urdin en el Ramón Sánchez Pizjuán, si bien ha atemperado ligeramente nuestro júbilo, en ningún caso ha supuesto que desaparezca el hábitat soñador de una afición encandilada por lo que le está ofreciendo su equipo.

Además, ha trascendido que en aquel encuentro en Sevilla en el que la Real durante 14 maravillosos minutos llegó a rozar el cielo del liderato con las yemas de los dedos, varios jugadores realistas padecían dolores estomacales (en el caso de Monreal, incluso obligándole a abandonar el césped durante varios minutos), y a pesar de todos estos contratiempos incluida la exigencia del hacendoso rival y el venerable escenario, los nuestros sacaron fuerzas de flaqueza y estuvieron muy cerca de puntuar.

El balance de estas primeras 7 jornadas para la Real se merece la calificación de sobresaliente.
En otros tiempos, el simple hecho de tener que disputar 5 de esos 7 encuentros fuera de Donosti, nos hubiera situado a las puertas del museo de los horrores, pero la Real haciendo un brillante trabajo de fina orfebrería, ha logrado sortearlo, conquistando 13 puntos, situándose en un envidiable 5º puesto, y además planteando con gallardía la inmensa mayoría de los choques.

No hay descripción de la foto disponible.

La Real se ha convertido en una joya sigilosa y sutil, que sin hacer ruido ha conseguido hacerse un hueco entre los mejores de esta liga 2019-2020, pero conviene que no nos embelesemos en exceso, ya que aún queda un largo camino por trazar.

Tras varias etapas consecutivas de alta montaña, la Real tiene ahora por delante una espesa y engañosa llanura de 6 partidos ante Getafe, Betis, Celta, Levante, Granada y Leganés, de los cuales 4 de ellos, se disputarán en San Sebastián.

Es hora de sembrar en terreno fértil, para seguir construyendo esa alta colina que anhelamos, pero seamos conscientes de que existen otros labradores que también pretenden hacerlo, y que debemos respetar y estudiar concienzudamente las habilidades y las fragilidades de cada uno de ellos, para acabar demostrando en el césped nuestra supuesta mayor valía.

Para empezar este domingo, nos visitará el Getafe de Pepe Bordalás, revelación indiscutible de la liga 2018-2019, en la que no sólo consiguió clasificarse para la UEFA Europa League, sino que estuvo muy cerca de hacer historia entrando en Champions.

A pesar de cierta tendencia generalizada entre la opinión pública, a trivializar las cualidades del Getafe, y a encorsetarle como un club con escasa masa social, hay que darle el valor que se merece a una de las mayores eclosiones del fútbol modesto en el panorama futbolístico español en este siglo XXI.

Cuando el Getafe ascendió a Primera en 2004, pocos podían imaginar que el equipo azulón, se mantendría en la élite, 15 de los siguientes 16 años, con un descenso que revertieron de inmediato, habiendo alcanzado los cuartos de final de la UEFA en 2008, o habiendo disputado dos finales de la Copa del Rey.

Se acusará al Getafe por el escaso valor identitario que parece profesar su afición y por lo inhóspito de sus gradas, pero desde el punto de vista empresarial, la gestión de Ángel Torres rezuma una admirable destreza.

Los madrileños saben que es casi imposible igualar o superar el listón del curso pasado, pero no han dejado de ser competitivos al menos en Europa donde cuentan todos sus partidos por triunfos. En el ámbito doméstico, en cambio, están acusando un notorio empeoramiento en su rendimiento, hasta el punto de que ocupan el 17º puesto, con 1 nimia victoria en 7 partidos.

Sin embargo, el Getafe sigue siendo una pieza difícil de aplacar, lo que se pone de manifiesto en que solo el At. Madrid ha sido capaz de derrotarle fuera del Coliseum (ni Betis, ni Valencia, ni Krasnodar lo consiguieron).

Por todos es conocido, que la fuerza de este equipo radica en su orden defensivo, gracias al impecable trabajo del discípulo más aventajado de Simeone: el Sr. Bordalás.

Poco dado a los fuegos de artificio, el Getafe genera densidad dramática a sus rivales, intentando contrarrestar sus virtudes mediante un fútbol tosco que a veces supera el límite de lo permitido, y encomendándose al contragolpe y al poderío en el juego áereo de sus dos veteranos puntales ofensivos: Jaime Mata y Jorge Molina.

Sin embargo, al menos en este inicio de curso, parece que han variado parcialmente su credo, con encuentros más vistosos para el espectador (4-2 ante el Mallorca, 3-3 en Valencia….).

No descuidemos tampoco el ánimo de revancha que siente el Getafe por la derrota que encajó en abril en Anoeta en la 35ª jornada de la liga, y que a la postre sería decisiva en el adiós a su sueño Champions, y también al hecho de que históricamente más allá de la excepción del curso pasado, suelen desenvolverse bien en nuestro hogar.

En las filas realistas, dentro del privilegiado lienzo atiborrado de paletas de todo tipo de colores, Imanol podrá de nuevo contar con casi todo su plantel.

Las rotaciones seguramente se aparquen, y regrese nuestro once tipo, para que el reparto coral de nuestras estrellas tenga vía libre para sacar a relucir sus encantos.

No debemos dejar de mencionar que la Real tendrá a su favor el efecto “jet lag” del Getafe por su compromiso internacional en Rusia del pasado jueves, y por supuesto, el ambiente enfervorecido que una vez más sentiremos en un Reale Arena que volverá a vestirse de gala, para llevar en volandas a la Real, como ya ocurrió ante el At. Madrid (2-0), y el Alavés (3-0).

Preparémonos para disfrutar de una nueva tarde de pasión txuri urdin, con la ilusión de que la Real en el inicio de una fase del viaje a priori más llevadera, muestre todas sus credenciales, marque territorio, y no deje de labrar un éxito que se están ganando a pulso.

Aupa Real !!!