14 kilómetros insuperables para 4.500 personas

España

La primera embajadora de Marruecos en España y su equipo organizaron la repatriación de miles de compatriotas durante la pandemia

A mediados de marzo, los 14 kilómetros que separan la frontera entre España y Marruecos se convirtieron en una distancia insuperable para miles de personas. Debido al coronavirus, se quedaron en stand by unos 4.500 turistas de países vecinos, entre turistas, familiares de residentes o pacientes que buscaban tratamiento médico.

La embajada de Marruecos centró todos los esfuerzos en repatriarlos, y ambos lados del Estrecho de Gibraltar se enfrentan a graves problemas con el cierre de fronteras.

La encargada de la instalación es Karima Benyaich, la primera embajadora de Marruecos en España. Esta mujer tiene 59 años y una carrera diplomática 33 años. Nació en Tetuán y se graduó en economía. Admitió que durante los primeros días del estado de alarma no durmió. «Recibí muchas llamadas desesperadas. Estas personas solo vinieron a España por unos días. Vieron cómo se cerraba todas las carreteras para regresar a Marruecos». Karima Beyaich ha ido irradiando entusiamo y vitalidad a la entrevista.

El personal de la embajada y doce consulados se centró en ayudar a estas personas varadas. «El hotel ha cerrado, no hay lugar para comer y no hay posibilidad de regresar». «Esto es lo que prueba la unidad del pueblo marroquí. La asociación y muchos voluntarios hacen todo lo posible por acompañar y ayudar a las personas que están atrapadas. Muchas familias han abierto sus casas para que puedan estar allí, especialmente en momentos difíciles como este. Mi respuesta a ellos «Estoy muy orgullosa «, admitió la Embajadora.

El equipo de la embajadora «trabaja las 24 horas del día, los 7 días de la semana». Realizó teleconferencias a las dos y tres de la mañana. Marruecos es la población extranjera más representada en la Comunidad de Madrid, con un registro de 84.500, lo que no en vano. Además, hay personas con doble nacionalidad o que están esperando obtener la española. La diplomática dijo: «Mis compatriotas han sufrido mucho, porque muchos compatriotas están comprometidos con la industria de servicios, como la hotelera. Cuando cierran todo, ni siquiera tienen comida». Y añadió: «He hablado con muchos alcaldes de la región y con la presidenta de la Comunidad de Madrid. La presidenta de Madrid siempre ha mostrado su espíritu de unidad y ayuda».

El Ramadán comienza a finales de abril, lo que hace que los marroquíes rompan la tradición de reunirse con familiares y amigos después del atardecer. El clima es triste ese mes y los musulmanes no pueden mostrar hospitalidad.

Benyaich coordinó con su país y las autoridades españolas y consiguió devolver a 4.500 turistas a sus orígenes. Diez vuelos chárter, tres del aeropuerto de Madrid-Barajas. Destacan las personas más vulnerables y las mujeres con hijos. Después de llegar a Marruecos, se sometieron a pruebas de PCR y los mantuvieron en cuarentena durante 14 días. Posteriormente fueron trasladados a sus respectivos domicilios. También está a la vanguardia del regreso de 7.500 temporeras en Huelva, finca dedicada a la recolección de fresa, para la que se dispusieron 10 embarcaciones.

En menos de 10 días pudieron regresar a casa. Todo esto A coste cero para los afectados. A diferencia de otros países, todo el gobierno marroquí corrió con los gastos. El rey Mohammed VI creó un fondo de 3.200 millones de euros para cubrir todos los gastos y la respuesta fue muy buena. La embajadora dijo que esto es para aquellos que están desempleados o viven en la economía sumergida.

Los marroquíes también han padecido la pandemia con familiares fallecidos. Dado que sus ceremonias fúnebres son diferentes a las de los ciudadanos católicos o españoles, son pocos los cementerios donde se pueden realizar estos funerales. Benyaich confirmó: «Hay que hablar con los municipios para que puedan ampliar su escala lo antes posible y enterrar a las personas que amamos». En la zona, el más importante es Grignon.

Una de las consecuencias del cierre de la frontera es que el operativo Paso del Estrecho no se llevó a cabo este verano. Cada verano, 3,5 millones de personas y 800.000 coches de España, Francia, Bélgica, Italia y los Países Bajos pasan por Algeciras. La mayoría pasó por Madrid de camino. La operación se inició entre los dos países en abril y se prolongó hasta finales del verano. «Espero hacerlo el año que viene. Lo único que permitió fue en junio, las dos empresas marroquíes operan en 20 destinos de Europa, y es posible viajar en barco desde un puerto de Francia y otro puerto de Italia. Por supuesto, los pasajeros deben tener PCR negativo 72 horas antes del embarque». El embajador agregó que “los turistas deben reservar un hotel”.

La Embajadora tiene esperanzas sobre una vacuna contra el coronavirus. En su país, planea comenzar a usar inyecciones compuestas por dos vacunas desarrolladas por China a fines de este mes o principios de diciembre. Se ha planeado comenzar desde los sanitarios y seguir vacunando a la policía, soldados, maestros y grupos vulnerables. Karima Benyaich todavía no sabe si ella podrá ponérsela. «Con todo esto, no he podido ir a mi país a reunirme con mis familiares durante este año», enfatizó con cierta nostalgia.

Fuente utilizada El País